Autor: admin 21 marzo 2015

Somos cooperativos

Porque el grupo es mucho más que la suma de todos. Porque nada de lo que ves a tu alrededor hubiera sido posible sin la cooperación de millones de personas. Porque cada objeto y cada idea que te rodea es producto de la colaboración de nuestra especie. Porque desde hace millones de años los humanos nos ayudamos los unos a otros.

 Somos altruistas

Porque muchas veces damos sin recibir nada a cambio. Porque poseemos una tendencia innata a la preocupación por otros. Porque somos capaces de imaginar lo que otros sienten y actuar en consecuencia. Porque en muchas ocasiones cedemos parte de nuestros recursos y compartimos desinteresadamente. Porque somos capaces de arriesgar nuestra vida por desconocidos que jamás volveremos a ver.

Somos justos

Porque la vida en grupo hubiera sido imposible sin algún tipo de tendencia que regule las interacciones sociales. Porque descendemos de homínidos que siguieron las reglas del juego limpio. Porque éstos han sido más numerosos en la historia de nuestra especie que los tramposos. Porque nos indignamos ante las injusticias y actuamos para remediarlas. Porque preferimos quedarnos sin nada antes que aceptar una solución injusta.

 


Autor: admin 20 marzo 2015

Según las últimas investigaciones, sobre las paredes de las cuevas de Altamira y El Castillo (Cantabria) se encuentran pintadas unas manos y puntos rojos, datadas con una antigüedad de 40.000 años. Hasta el momento, representan las manifestaciones artísticas más antiguas de la humanidad. Pero, ¿es el arte un fenómeno exclusivo de nuestra especie o las bases cerebrales para que esto fuera posible comenzaron a desarrollarse muchos millones de años antes?

El zoólogo Desmond Morris, en los años sesenta, enseñó a pintar a varios chimpancés. Morris comprobó que los chimpancés tenían sentido de la composición. Dibujaban círculos y repartían las distintas figuras por el papel. El problema es que los recompensaban y pronto dejaron de tener interés. El trabajo comenzó a ser de la peor calidad y ya no existía armonía en sus pinturas. Morris, bromeando, afirmó haber encontrado los orígenes del arte comercial.

Poco después lo intentó con otro chimpancé llamado Congo. Esta vez permitió que empleara las pinturas de manera espontánea, es decir, sin un entrenamiento previo y sin recompensas. Cada día, se sentaba en una pequeña mesa de madera y pintaba a su antojo. Pronto comprobaron que Congo equilibraba las composiciones por sí mismo y se mantenía en los límites del papel. Si se le proporcionaba un dibujo ya empezado, él escogía los mismos colores. Por ejemplo, si un lado contenía rojo, él usaba el rojo también.

El chimpancé impresionista abstracto

Morris contó que una vez le quitó a Congo sus papeles y pinturas cuando estaba dibujando algo similar a un ventilador. Cuando pudo regresar, retomó el trabajo en el mismo punto que lo había dejado, mostrando que tenía un objetivo y no eran simples manchones.

A la edad de cuatro años ya había realizado cientos de obras y los críticos de arte lo calificaron de estilo “lírico abstracto impresionista”. Las reacciones en el mundo del arte oscilaron entre el escepticismo y la admiración absoluta. El mismo Pablo Picasso tenía un cuadro de Congo colgado en su casa de París. Joan Miró, cambió dos de sus obras por una de Congo y Salvador Dalí declaró en una ocasión que Congo era el artista, y el pintor abstracto Jackson Pollock el auténtico chimpancé.

Uno de los cuadros de 'Congo'. | CongoUno de los cuadros de ‘Congo’. | Congo

Desafortunadamente, Congo murió poco después por tuberculosis y la investigación se detuvo. Hace unos años, tres de las obras de Congo alcanzaron la cifra de 25.000 dólares en un lote subastado por la casa Bonhams, en Londres, junto a cuadros de Renoir y Andy Warhol.

Frans de Waal cuenta una anécdota que demuestra lo peligroso que puede ser interponerse entre un primate y sus creaciones. En el Zoo de Amsterdam, Bella, una chimpancé solía pintar muy concentrada y con tranquilidad, pero en una ocasión, el cuidador intentó quitarle los materiales en mitad del proceso creativo. Bella perdió los nervios e intento atacarle.

El ojo artístico de las palomas

Pero el arte, o al menos la capacidad para su percepción, no parece ser patrimonio exclusivo de los primates. Shigeru Watanabe puso a prueba la capacidad de las palomas para diferenciar cuadros de Monet de los de Picasso. Tras un entrenamiento con varios cuadros, se les mostraban unos nuevos. Entonces debían elegir a cuál de los dos pintores correspondían. Las palomas acertaron en un 90% de las ocasiones. Pero aún hay más, cuando se les enseñó cuadros de los impresionistas Renoir y Cezanne, los cuales nunca había visto, los agruparon junto a los de Monet, impresionista también.

El mismo equipo quería poner a prueba la capacidad de discriminar el “buen arte” del “mal arte” y poder establecer comparaciones con los parámetros y cánones que poseemos los humanos. Para poder hacerlo, primero pidieron a varios humanos que clasificaran en buenos y malos una gran cantidad de dibujos hechos por niños. Las palomas coincidieron en la mayor parte de las ocasiones con el juicio de los humanos.

Pero, ¿cómo perciben las figuras los primates no humanos? El primatólogo Tetsuro Matsuzawa llevó a cabo una serie de experimentos. Los resultados probaron que eran capaces de usar figuras geométricas complejas. Además, la percepción del color y de las formas resultó ser muy similar a la que tenemos los humanos.

Lo que sugieren todas estas investigaciones es que, a pesar de que las primeras manifestaciones artísticas humanas aparecen hace aproximadamente 40.000 años en el Paleolítico superior, cierto sentido de la estética, el gusto por la simetría y el reparto de figuras en el espacio, sentara sus bases mucho antes de que los primeros Homo Sapiens dejaran constancia de ello sobre las paredes de las rocas de la vieja Europa.


Autor: admin 16 marzo 2015

plateada

Los humanos tenemos una intensa vida sexual. La novela 50 sombras de Grey, recientemente llevada al cine, ha despertado muchas fantasías entre la población de medio mundo. Ha descubierto prácticas inconfesables para algunos hasta ahora. Para otros, quizás ha proporcionado ideas, nuevos contextos asociados a narrativas eróticas o situaciones excitantes. Incluso proporciona sugerencias sobre posturas o maneras de copular.

¿Y los animales?¿Poseen una intensa vida sexual también? La respuesta es sí, y mucho. Quizás los bonobos, unos grandes simios tan cercanos a nosotros genéticamente como son los chimpancés, sean los que más se parecen a las personas. Practican el sexo en varias posturas: ventro-lateral, popularmente llamada la cucharita, la tijerita, el seseintanueve, el perrito, etc…

Pero lo más impresionante es cuando esta especie lo hace cara a cara, también llamada postura del misionero. Lo hacen mirándose a los ojos como hacemos en la mayor parte de las ocasiones los humanos. En esta postura se favorece la empatía, la conexión y la complicidad cuando hacemos el amor. Quizás en los bonobos también, ya que muestran una mayor sensibilidad y menores tasas de agresión que otros primates que no la usan.

Si miramos a otros animales, la diversidad de posturas es enorme. Incluso el leve juego de sadomasoquismo que aparece en la película también está presente. Los koalas macho abrazan a las hembras por detrás en lo alto de los árboles y les dan un mordisco mientras copulan. Pero el sexo más soso es el de algunos pulpos porque corren el peligro de ser asesinados por las hembras: despegan su pene del cuerpo y lo introducen en la hembra. De esta manera desaparecen rápidamente evitando el peligro.

La eyaculación y los orgasmos son otras funciones fundamentales en el acto sexual. Los de los chimpancés parecen fugaces, de muy corta duración, aunque eyaculan mayor cantidad de esperma que los machos humanos. La razón está en que las hembras de chimpancé copulan con varios machos que eyaculan en su vagina. Como el semen puede mantenerse activo hasta tres días, se produce lo que llamamos competición espermática. Sólo uno de ellos llegará a fecundar el óvulo. Es decir, en principio, los hijos de una hembra pueden ser de cualquier macho del grupo. Una estrategia eficaz para evitar infanticidios.

Sin embargo, en lo que respecta a los orgasmos hay cierta diversidad. Chimpancés y bonobos parecen experimentarlos, algo que se creía exclusivamente humano hasta hace bien poco. El psicólogo William Lemmon cree que se puede provocar el orgasmo en casi cualquier especie de primate. Su equipo estimuló mediante electricidad el clítoris y la vagina de ambas especies. Lemmón halló respuestas casi idénticas a las humanas: enrrojecimiento del clítoris, contracciones involuntarias, extensión de la vagina, espasmos en brazos y piernas, expresiones faciales y vocalizaciones asociadas, etc. Es decir, las chimpancés tenían verdaderos orgasmos y además “se dejaban estimular para continuar excitadas. Una de ellas lo permitió hasta en diez ocasiones”, escribieron en el diario los investigadores. En bonobos, la cosa parece estar clara también. Esta especie, sexualmente más activa que los chimpancés, experimenta reacciones idénticas. Según Frans de Waal, las hembras los tienen más prolongados.

Y es que el orgasmo parece cumplir una función muy importante en los humanos y quizás también en estos dos grandes simios. El objetivo consiste en unir a la pareja. En unos estudios se demostró que las parejas que tenían orgasmos se sentían más unidas frente a otras parejas que decían no tenerlos. Se cree que ésta es una de las razones por las que a veces se finge, algo que hacen tanto los hombres como las mujeres a pesar de las leyendas urbanas.

En conclusión, pocos animales parecen practicar sexo con otros u otras por el simple hecho de disfrutar, sin objetivo reproductivo. En esta lista de “elegidos”, de momento, estamos los bonobos, los delfines y los humanos. Pero según avancen las investigaciones, las ‘sombras de Grey’ pueden acariciar en un futuro cercano a más especies de lo que habíamos pensado hasta ahora.


Autor: admin 19 diciembre 2014

Un año más, y por séptimo consecutivo, La Ciudad de las Ideas se celebró en Puebla, México, con el mayor de los éxitos. En este macrocongreso, al que tuve el honor de asistir como ponente, se daban cita científicos, pensadores, filósofos, divulgadores, personas con capacidades asombrosas, escritores, cineastas, músicos y un largo etcétera.

ideas

La Ciudad de las Ideas (imagen: Werther mx / Wikimedia Commons.


Autor: admin 25 septiembre 2014

En los últimos meses, la defensa e invasión de diferentes zonas de Ucrania, Siria e Irak, entre otros países más, ponen en evidencia el instinto más territorial de nuestra especie. También otros primates defienden su territorio y son hostiles con los vecinos.

chimpas

Chimpancés en Uganda (imagen: USAID Africa Bureau / Wikimedia Commons.


Autor: admin 19 septiembre 2014

En la naturaleza, los animales muestran su fuerza en público para que todos puedan verla. Del mismo modo, las debilidades deben ocultarse. Por ejemplo, los intentos por no desvelar los problemas de salud de los gobernantes son una reacción frecuente. La comunicación pública que confirmó la muerte de Hugo Chávez a la sociedad venezolana y al mundo se retrasó durante varios días por miedo a posibles revueltas. Otros casos más recientes, como los problemas de salud del rey Juan Carlos I o la enfermedad crónica de Fidel Castro, son algunos de los ejemplos más conocidos.

ñús

Machos de ñu muestran su fuerza en público en su época de celo (imagen: Thomson Safaris).


Autor: admin 27 agosto 2014

Imagina que estás en un congreso y a la hora del café salís todos los asistentes al salón principal. Pero pronto se acaban las típicos bollos y croissants. ¿Qué harías? ¿Compartirías el tuyo con algún colega que conoces o eligirías a un extraño?

Coffee_break

Intermedio cafetero en un congreso sobre innovación y empreneduría (imagen: Robin Wuauters / Flickr).


Autor: admin 21 agosto 2014

La investigación de la conducta animal se ha centrado demasiado en la agresión a pesar de que los miembros de una misma especie suelen interaccionar entre sí de una manera positiva. Lo cierto es que dentro de un mismo grupo suele haber todo tipo de relaciones: aliados, amigos, enemigos…

Elefantes

¡Choca esa tropma! (imagen: Tobias Scheck / Flickr).


Autor: admin 7 agosto 2014

A finales del siglo XIX y principios del XX, los occidentales no tuvimos reparos en encerrar a individuos extraídos a la fuerza de sus poblados en África para llevarlos a verdaderos zoológicos de humanos. París, Frankfurt, Londres, Chicago y otras más, además de animales y objetos, en sus zoológicos exhibían a seres humanos en nombre de la ciencia. Les obligaban a posar o llevar a cabo bailes folclóricos.

omas

Indios del pueblo de lo onas llevados a París a finales de siglo XIX (imagen: Adolfo Kwasny / Wikimedia Commons).


Autor: admin 22 mayo 2014

Medio: La Vanguardia

20140326_vanguardia
Tras la publicació del libro «Yo, mono», la contra de La Vanguardia publicó esta entrevista de Ima Sanchís con Pablo Herreros, autor del libro y de este blog.

Destacado:

Todos los primates piden perdón, los chimpancés muestran la mano abierta: no llevo palos ni piedras. Y en la selva también existe la figura del mediador.
Existen numerosos casos de altruismo en otras especies.

.

Descargar «En la selva, hay pacificadores, cuervos policía y elefantes ebrios»