Autor: Pablo Herreros Ubalde 24 noviembre 2016

 

8ye5_fotoisabelmunioz_10

 

En nuestro interior, existe un impulso que nos lleva a desear el poder, incluso mas allá de lo necesario para sobrevivir. En la selva, el ansia de poder de los primates es también intenso. Para alcanzarlo, los machos, humanos y no humanos, realizan alianzas, peleas, demostraciones de poder y otras estrategias políticas. Pero, ¿cómo hacen las hembras para obtener su cuota de poder e incluso liderar? En los animales, comunidades tradicionales y tribus encontramos las respuestas.


Autor: Pablo Herreros Ubalde 21 noviembre 2016
Tawatha T. Elguero

Tawatha T. Elguero

 

En el año 1965, la investigadora en comportamiento animal Margaret Howe Lovatt, enseñó varias palabras en inglés al delfín Peter. Tras perder los fondos para su investigación, Peter fue trasladado a un minúsculo tanque donde apenas podía moverse y al poco tiempo se deprimió. Lovatt asegura que un día se suicidó negándose a respirar. La BBC exploró esta posibilidad en el documental llamado ” La mujer que hablaba a los delfines”.

Poco después aconteció un caso similar. En los años setenta, el entrenador de delfines Ric O’Barry, confesó que la delfín que él entrenaba, llamada Kathy, un día sin saber por qué saltó a sus brazos y mirándole a los ojos, paró voluntariamente de respirar para después desaparecer en el fondo de la piscina que había sido su prisión, dejando así de existir para siempre.

Pero, ¿realmente se suicidan los animales? y ¿pueden llegar a un grado de desesperación como para hacerse daño a sí mismos? La respuesta no es sencilla pero hay indicios de que podría ser cierto.


Autor: Pablo Herreros Ubalde 21 noviembre 2016

 

No es difícil pensar en alguien que haya terminado en una red de mentiras. Los ejemplos están allá donde mires: política, fraude financiero, pareja, etc. En muchos casos, las mentiras empiezan siendo pequeñas pero se convierten en una espiral de la cual es difícil escapar.

La gente miente en un 25% de sus interacciones sociales aproximadamente, asegura Charles Honts, profesor de psicología en la Universidad del Estado Boise (Idaho). Sobre las razones, unos lo hacen para evitar el castigo. Pueden ser para obtener ventajas de cualquier tipo y también los que lo hacen para no dañar los sentimientos de otros, como hizo Bill Clinton al principio, negando su relación sexual con la famosa becaria. Finalmente, están los que mienten con el fin de aparentar lo que no son.


Autor: Pablo Herreros Ubalde 21 noviembre 2016
A male and a female chimpanzee (Pan troglodytes) looking deeply in each others eyes

                     Un macho y una hembra de chimpancé se miran intensamente a los ojos 

 

Los besos son un lenguaje poderoso. Pueden dar alas a una relación o matarla para siempre. Los humanos utilizamos los besos en varias situaciones, algunas sin ninguna connotación sexual. Cuando nos besamos con alguien que nos atrae obtenemos información sobre él o ella. Los besos transmiten olores, texturas y sabores, los cuales se transforman en sensaciones en nuestro interior. También se detectan rasgos de la personalidad a través de este sutil lenguaje que supone el tacto con nuestros sensibles labios, como por ejemplo si la persona es delicada, impulsiva, expresiva o pasional.

El resultado y análisis inconsciente de toda esa información hará que queramos besar de nuevo a la potencial pareja o le demos un portazo para siempre. Muchas personas confiesan haber dejado de sentirse atraídos por un individuo tras besarse. Otros besos provocan todo lo contrario: nos hacen caer en una espiral en la que la atracción y el deseo aumentan.


Autor: Pablo Herreros Ubalde 1 octubre 2016

¿Qué pueden enseñarnos niños y primates sobre los comportamientos en las empresas?

En esta charla, Pablo Herreros nos demuestra a través de distintos experimentos realizados con animales y niños, que muchos de los comportamientos habituales en el actual mundo del trabajo, tienen su origen en nuestra historia evolutiva. Como él dice, en el fondo “Somos chimpancés de cuello blanco”.

Antropólogo, sociólogo y primatólogo. Experto en organizaciones y psicología sistémica. Se ha dedicado a la investigación y divulgación de la relación entre el comportamiento animal y el mundo de las organizaciones. Director Científico de la Asociación Española de Coaching. Presenta un programa en TVE La 2 con el nombre “Yo, mono” en el que analiza y compara el comportamiento entre animales y humanos.


Autor: Pablo Herreros Ubalde 1 septiembre 2016


¿Por qué vivimos en sociedad, relacionándonos unos con otros? ¿Qué similitudes y diferencias hay entre las amistades humanas y no humanas? ¿Por qué los animales pueden ser nuestros mejores amigos?


Autor: Pablo Herreros Ubalde 25 agosto 2016

¿Podríamos los humanos vivir sin mentir? Pablo Herreros y sus colaboradores demostrarán que relacionarnos sin engañar es casi imposible, ya que la mentira forma parte de nuestra esencia y está omnipresente en la naturaleza.

A lo largo del programa se enseñarán algunas estrategias animales basadas en el engaño y cómo el disimulo o la distracción es también una forma de mentir.
Durante el experimento en plató se realizará una simulación de secuestro con el asesoramiento de un experto en negociación de la Guardia Civil, y Ramón Arangüena como protagonista.

 

vlcsnap-2016-08-25-12h38m23s189

 

 


Autor: Pablo Herreros Ubalde 19 agosto 2016

vlcsnap-2016-08-18-13h46m13s482

 


Autor: Pablo Herreros Ubalde 10 agosto 2016

¿Vamos a permitir que un grupo de asesinos manche el historial de cooperación de nuestra especie? Los últimos atentados terroristas llevados a cabo en varios países del mundo me hacen pensar que entramos en una época oscura para lo que pensamos sobre nosotros mismos. Ahora más que nunca crece la idea de que los humanos somos malos por naturaleza. Vuelve la interpretación del mundo como un lugar donde impera ” la ley de la selva “.

Pablo Jáuregui y Pablo Herreros hablan en una jaula sobre si somos buenos o malos

En el caso de los genocidas, asesinos de varios tipos, psicópatas y violadores, sus actos borran automáticamente cualquier atisbo de comportamiento positivo que hayan llevado a cabo en el pasado. Pero la vida de las personas normales, la mayoría de nosotros, es muy larga como para tener que elegir si una persona es buena o mala. Los primeros son unos miserables sin matices, pero éstos solo representan un porcentaje pequeño del total. Aún así, todos poseemos luces y sombras.


Autor: Pablo Herreros Ubalde 10 agosto 2016

171863_635x423

 

La personalidad y las reacciones de Donald Alfa Trump son muy pedagógicas para explicar muchos de los instintos y contradicciones que se activan dentro del ser humano cada día. Así que vamos a repasarlos para aprender sobre ese mono inseguro y negativo que todos llevamos dentro.

Para empezar, las demostraciones de fuerza que realizan los chimpancés para probar a otros machos su poder están presentes todas ellas en Alfa Trump. Es común que Trump se enfade y grite a los periodistas por preguntarle algo que no le gusta o le deja en evidencia, como le ocurrió al periodista de la principal televisión Univisión, Jorge Ramos, quien fue expulsado por el propio Trump de la sala tras incomodarle con sus preguntas. También en los debates chilla a sus contrincantes, no les deja hablar y se marcha de las entrevistas cuando le cuestionan.

Alfa Trump sólo sabe usar las dos estrategias más básicas en los animales: ataque o huida. En sus discursos públicos o rallies, ha legitimado el uso de la violencia para parar a aquellos que vengan a boicotear los actos. Como hacen algunas tribus de indios norteamericanos antes de una guerra, hace llamamientos para desenterrar el hacha. Algo que sucede en la mayor parte de los grupos de primates, la violencia del líder se contagia hacia abajo y eleva la agresividad entre los seguidores.