Autor: Pablo Herreros 18 March 2010

Existen numerosas características físicas y patrones de comportamiento que han evolucionado para influir en lo que otros perciben y hacen, especialmente miembros de la misma especie. Los organismos vivos buscan en el entorno información que les ayude a realizar decisiones y escoger de entre todas las opciones, aquellas que más le convienen. La comunicación no-verbal ofrece multitud de datos sobre la intención y la emoción de los individuos. Este tipo de comunicación está desarrollada de manera especial en los primates, pues son los animales que poseen un repertorio más amplio de expresiones no-verbales.

La comunicación no-verbal, como su nombre indica, incluye todos los procesos de comunicación que no usan las palabras ni el lenguaje, como pueden ser posturas corporales, expresiones faciales, patrones de locomoción y gestos, siendo éstos últimos exclusivos de los grandes simios. Por ejemplo, cuando un individuo dominante da la bienvenida, el resto del grupo se suele acercar agachado mostrando las palmas de la mano abiertas en señal de buena intención. En respuesta, el macho alpha hará muestras de tranquilidad por medio de abrazos e incluso besos.

Otro comportamiento típico de individuos dominantes son las demostraciones de fuerza, que consisten en una serie de movimientos violentos, orientados a mostrar la fuerza y autoridad de quien las realiza. Son acciones disuasorias e intimidatorias que rara vez terminan en agresión. Aunque mediante formas más sofisticadas, también las podemos encontrar en humanos.

Un chimpancé salvaje demuestra su autoridad frente a los camarógrafos de la BBC:

El acicalamiento no es sólo un proceso de desparasitación. Su función va mucho más allá. Este comportamiento tiene un fuerte potencial expresivo pues se ha demostrado que existe una correlación entre el tiempo empleado y el valor de la relación que dos o más individuos mantienen. Es decir, podemos predecir la calidad de un vínculo por el tiempo que emplean juntos en esta actividad.

Jamie y Foxie, dos chimpancés rescatados por la organización Chimpanzee Sanctuary Northwest, se acicalan mutuamente:

Existen seis expresiones faciales universales que podemos encontrar en todas las culturas, según el psicólogo y experto en el tema, Paul Ekman. Éstas son la ira, el miedo, el asco, la alegría, la tristeza y la sorpresa. En chimpancés se reconocen fácilmente y sin necesidad de práctica la totalidad de las seis.

Pero no todas las expresiones son innatas. El aprendizaje juega un papel fundamental en la mayoría de ellas. Una cría de chimpancé de un año de edad, es capaz de mostrar doce tipos de gestos de los cuarenta descritos para esta especie. A los cuatro podrá mostrar la casi totalidad. Además, los individuos ancianos son los que cuentan con un abanico de posibilidades más amplio. En humanos, las crías tardan más tiempo que los otros primates. Esta característica es de un valor extraordinario, ya que nos permite aprender diferentes estrategias de comunicación y modos más flexibles de expresarnos e influir en los otros miembros del grupo.

Una chimpancé besa la mano de su bebé:

En un estudio llevado a cabo por Jane Goodall con chimpancés, se detectó hasta un 14% de gestos que eran expresados por un solo individuo, dando a entender que existe “creación propia” de algunos de ellos. También existen diferencias culturales entre grupos, como ocurre cuando golpean la base de los árboles, produciendo un sonido que se puede escuchar a kilómetros. Desconocemos el significado exacto, pero suelen ir acompañados de un cambio de actividad y en ocasiones preceden a escenas de caza.

Sabemos que la comunicación de este tipo entre chimpancés es flexible porque usan múltiples gestos para un solo contexto y del mismo modo, un solo gesto puede ser aplicado a una multitud de contextos diferentes. De hecho, entre un 38% y un 48% de las expresiones aparecen en situaciones completamente distintas.

Existen dos hipótesis comúnmente aceptadas sobre el porqué de un especial desarrollo de una comunicación no-verbal en grandes simios y no en otros primates o animales. La primera consiste en que los primates la hemos desarrollado precisamente porque abandonamos los árboles hace unos pocos millones de años. Entre las ramas, es difícil apreciar posturas y expresiones, así que las vocalizaciones son más efectivas que el lenguaje corporal. Al contrario, para los habitantes de la sabana, supone una ventaja adaptativa, ya que pueden advertir a un compañero de un peligro sin atraer la atención de un depredador.

Las segunda hipótesis es especialmente interesante, porque cree que un sistema de comunicación de este tipo sólo pudo desarrollarse en sociedades igualitarias, donde existen posibilidades de influir en el comportamiento de otros. Uno de los objetivos de la comunicación es modificar la conducta del receptor. En sociedades con jerarquías excesivamente rígidas la comunicación no altera la conducta de terceros. Casi todo está predeterminado de antemano. Aunque con excepciones, se sabe quién se llevará la mejor recompensa y quién tendrá acceso a las hembras. En este contexto, la comunicación no-verbal carece de un valor adaptativo. Al no otorgar ventaja alguna, no pudo ser favorecida por selección natural. Sea cual sea la conclusión futura, lo cierto es que los grandes simios somos expertos en la producción de señales no-verbales y esto hace de nosotros unos mamíferos excepcionales con una capacidad sin límites de emitir y recibir información valiosa para la supervivencia.



7 Respuestas to “Comunicación no verbal en primates”

  1. Pepe Castaño:

    La comunicación no verbal involutaria suele decir mucho más del ser que tenemos enfrente que su comunicación verbal/intelectual/voluntaria. Es fácil, para el primate evolucionado en el que se ha convertido el llamado ser humano, el comunicar un mensaje verbal acorde a sus popios intereses y que, posiblemente, no tenga que ver con su convencimiento: es más facil engañar mediante la comunicación verbal. La comunicación no verbal, más entroncada con nuestra parte más inconsciente y menos voluntaria, puede llegar a contradecir lo dicho verbalmente. Para algunos curiosos de la comunicación no verbal, nos resulta altamente divertido el comprobar esas ligeras contradicciones del primate evolucionado en su comunicación total.

  2. Daniel Carvajal:

    El lenguaje verbal a deslumbrado enormemente al hombre de manera similar como el sol lo hace en las maÑanas impidiendonos ver la inmensidad del cosmos. Que cosas no percibimos debido al deslumbramiento provocado por el lenguaje verbal? Como evitar tal deslumbramiento sin dejar de aprovechar las generosas bondades del lenguaje verbal? que pensarA Rodolfo Llinas sobre esto?

    Muchas gracias por el aporte continuo que ustedes hacen a la ciencia. Soy un fiel seguidor de ustedes y los blogs asociados.

  3. Carlos Gonzalez Alcalde:

    el que domina la comunicacion no verbal, la sabe leer e interpretar cual actor en su papel, posee una amplisima ventaja frente a los demas individuñs.

  4. Fran:

    Saludos a todos!
    He leido el articulo de wikipedia sobre la comunicación no verbal y mi primer impulso fue clickear el link de editar… luego recordé los permisos de publicación y tal… y me disuadieron xD
    No estaría de más que una fuente generosa, dispuesta a perder unos mitutines copiando y pegando, editara un poco el articulo que menciono, para así evitar que medios como wikipedia dé información tan… arcaica.
    Gracias y 1000 felicitaciones por el blog!

  5. Comunicación no-verbal en primates:

    [...] Comunicación no-verbal en primates http://www.somosprimates.com/2010/03/comunicacion-no-verbal-en-prim…  por novum hace 3 segundos [...]

  6. Comunicación no-verbal en primates | El Noticiero:

    [...] » noticia original [...]

  7. Comunicación no verbal « Curiosidad Social:

    [...] Comunicación no verbal en primates: [...]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.