Autor: Pablo Herreros Ubalde 1 Abril 2010


Un grupo de gorilas acude a la llamada del líder para ir a buscar más comida en el Parque Nacional de los Volcanes en Ruanda. (Imagen: usuario de Flickr.)

La mayor parte de la literatura sobre la administración de empresas y la gestión de personas se fundamentan sobre ideas erróneas respecto al liderazgo y la jerarquía, centrándolo en el poder o la dominancia, aunque sea de una manera encubierta y en nombre del “humanismo”. Proliferan gurús y expertos que te aconsejan cómo manipular a los que te rodean. Por lo general, estos mensajes no tienen en cuenta otro tipo de motivaciones importantes para la especie humana como son el prestigio, el valor de las relaciones personales o la lealtad. En experimentos con primates no-humanos, se ha demostrado que éstas son fuerzas poderosas de la dinámica social.

Cuando nos hablan de liderazgo subrayan mucho los derechos y muy poco las obligaciones. La observación de chimpancés en libertad puede arrojarnos algo de luz sobre su verdadera naturaleza y función. Los líderes de esta especie suelen conducir al grupo a las mejores fuentes de recursos disponibles. También organizan cazas cooperativas que luego redistribuyen entre todos los miembros. En éstas, aunque se guardan la mejor parte para ellos, siempre comparten con el resto para asegurar su colaboración futura. Esto es debido a que la reputación de un individuo en los animales sociales es un factor clave de su supervivencia. El prestigio invita a otros a colaborar y a ser respetado en el futuro, siendo más probable el acceso a recursos valiosos, como hembras o comida, lo que aumenta la eficacia biológica del organismo.

El líder de un grupo de chimpancés encuentra una colmena llena de miel y la reparte entre los compañeros:

Podemos encontrar comportamientos similares en algunas sociedades tradicionales de indios americanos, como los Kwakiutl (noreste pacífico americano), en las cuales, los jefes o “grandes hombres” son los encargados de organizar las actividades que requieren la participación de muchas personas, como la caza de animales de gran tamaño o las temporadas de pesca. También crean redes de alianzas con otros “grandes hombres“ de la región e intervienen en los conflictos internos. En épocas de escasez, se acude a ellos porque poseen un almacén general con todo lo aportado por los vecinos durante el año. Cada cierto tiempo, preparan unas ceremonias denominadas “Potlach” que tienen una doble función de distribución de los alimentos y prestigio. En éstas, los anfitriones intentan poner de manifiesto su posición social y poco apego a las propiedades, regalando y quemando objetos de todo tipo.

Entre los chimpancés, los líderes también son los encargados de la defensa y de las patrullas por los límites del territorio. Reciben grandes sesiones de acicalamiento, pero también son los que más tiempo invierten en ellas. Una responsabilidad fundamental de todo macho alpha es la intervención activa en la resolución de conflictos que aseguren la estabilidad del grupo. Éstos suelen mediar en las disputas ayudando al más débil o equilibrando fuerzas. Se ha llegado a verles tomar de la mano a dos hembras enfrentadas y acercarlas hacia sí mismo, de tal manera que ninguna de las dos tuvo que dar un paso hacia la contrincante, preservando de esta manera su “orgullo” y estatus.

En varios estudios realizados, la media de duración de un líder es de entre siete u ocho años. En ocasiones, la fuerza puede ser una debilidad, debido al aislamiento al que te someten los otros miembros. Algunos líderes parecen invitar al resto a cooperar contra ellos y pueden llegar a ser sustituidos por otros si no son eficaces en estas funciones. Por esta razón, es fundamental la capacidad de establecer alianzas con miembros clave del grupo que apoyen tu posición. Por otro lado, la existencia de otras lealtades en el grupo suponen una oposición muy efectiva o contrapoder que frena los excesos del individuo dominante. En varias poblaciones de chimpancés, se tiene constancia de la creación de coaliciones de hembras contra líderes déspotas. Estos fenómenos tienen mucha lógica, si pensamos que las hembras están especialmente interesadas en la estabilidad y el equilibrio del grupo.

El papel de los subordinados también está interpretado desde un modelo mental, según el cual, la naturaleza es un lugar cruel. Hoy sabemos que no es así, ya que existen infinidad de estrategias mediante las cuales los individuos que están en la parte más baja de la pirámide social acceden a recursos valiosos que en principio están prohibidos para ellos. Por ejemplo, algunos primates se esconden para poder aparearse con la hembras deseada y al igual que en humanos, muchos machos dominantes, sin saberlo, acaban criando a hijos que no son suyos. Otra estrategia es ocultar la existencia de un recurso, de manera que puedan consumirlo libremente cuando el “jefe” esté ausente.

Según la creencia popular, el líder es siempre el más fuerte del grupo. Varios estudios demuestran que no siempre es así. Jane Goodall nos cuenta la historia de Mike, un chimpancé que un día comenzó a jugar con unos bidones de gasolina que provocaban un fuerte estruendo. Pronto aprendió que los otros miembros del grupo se asustaban mucho con este ruido. Gracias a este descubrimiento y sin ser el más robusto de los machos, rápidamente ascendió en la jerarquía hasta lo más alto.

La historia de Mike, el chimpancé que llegó a ser a líder del grupo gracias a unos bidones de gasolina:

Para los primates humanos y no-humanos, el poder es muy importante, pero toda relación se basa en un continuo equilibrio entre la cooperación y la competición. Durante años se ha centrado la atención en lo segundo, aumentando la sensación de su prevalencia en la vida social. El liderazgo, al igual que otras capacidades, se consigue de manera oblicua ya que no se puede exigir ni conseguir directamente. Emerge de una forma natural cuando damos prioridad a las relaciones, formamos alianzas con miembros relevantes del grupo y asumimos las responsabilidades implícitas en el puesto. Todos estos factores procuran prestigio y reputación al sujeto. Por esta razón es frecuente que al igual que en las organizaciones humanas, el liderazgo no sea un asunto individual sino un fenómeno colectivo, debido a la necesidad de apoyarse en otros para sostener una posición en la jerarquía. Expresiones como la “ley del más fuerte” no son aplicables debido al entramado de poderes y contrapoderes que poseen todas las sociedades de primates.



21 Respuestas to “Liderazgo salvaje”

  1. Liderazgo salvaje:

    […] Liderazgo salvaje http://www.somosprimates.com/2010/04/liderazgo-salvaje/  por mr_yo hace 2 segundos […]

  2. Evelio Martínez:

    Creo que, efectivamente, podemos aprender mucho, no sólo de los primates, sino de los postulados en la más pura línea sociobiológica. De esta manera, ciertamente el liderazgo no es una cuestión de “la ley del más fuerte”, sino de, como dice Pablo, una cuestión de tupidas relaciones.

    Y esto nos lleva a la cuestión del altruismo recíproco, más que bien documentado en primates y en sociedades humanas. No obstante, un componente fundamental del altruismo recíproco son los mecanismos de castigo con los que se sancionan a los “mutantes”, aquellos que no cooperan (¿para cuándo un post sobre esto, Pablo? 🙂 ).

    Así, en el ámbito empresarial, se está dando mucha importancia a la conversación con el cliente / empleado como medio para afianzar la reputación, evitando así que la empresa / directivo sea considerad@ un “mutante”: alguién que pide mucho sin ofrecer nada a cambio.

    Creo que la manera en que las redes sociales (internet) pueden afectar la reputación de determinadas organizaciones nos da una buena idea de cuáles serían los mecanismos de castigo para el altruismo del s. XXi.

    Pero aún así, creo que se debería profundizar más en estos temas, utilizando las intuciones y los datos aportados por la sociología para poder formarnos una imagen más exacta de estas cuestiones, y para abrir nuevos e interesantes interrogantes: por ejemplo, ¿qué puede decirnos el altruismo recíproco de las dinámicas económicas?;, ¿qué mecanismos sociales pueden ser puestos en marcha para neutralizar a los “líderes despóticos” en estos ámbitos?

  3. uberVU - social comments:

    Social comments and analytics for this post…

    This post was mentioned on Twitter by innovem: Liderazgo salvaje http://ow.ly/1tFdB

  4. carmen:

    muy interesante y demostrativo.

  5. Astrid Aragone:

    excelente artículo, creo que estos primates no humanos, no tienen nada que envidiarnos, sumamente aleccionante.-

  6. Juan Carlos:

    Desde que existe la vida hasta los seres más simples (algunas bacterias y amebas) han cooperado por y para el beneficio colectivo (su supervivencia), pues está más que demostrado que la cooperación es la estrategia óptima a desarrollar para el bien común, sin embargo los seres humanos nos comportamos en muchas ocasiones bajo una actitud meramente egoista y competimos para obtener el beneficio individual, sin pensar que tenemos que convivir y coexistir en el corto-medio o largo lazo que estemos en la tierra.
    La teoria de juegos ha intentado modelizar cuál sería la estrategia óptima en juegos de suma no nula y Nash demostró cuando se alcanzaba el equilibrio pero a la sociedad le cuesta entender que la suma de los beneficios individuales que se consiguen con actitudes egoístas es muy inferior al beneficio colectivo que se conseguiría con la cooperación, en cualquier caso se va evolucionando y conforme las sociedades avanzan sus miembros cooperan más.

  7. Hílico:

    Efectivamente, tal y como nos ilustra Mike, la clave para el liderazgo no es otra que la capacidad de influir en los demás.
    Gran descubrimiento este blog.

  8. Guillermo Bernengo:

    Lo único que hay de “colectivo” en el poder humano es una necesidad de que exista un grupo, sin un colectivo no hay un poder, pero en la naturaleza humana el interés, la necesidad o la dependencia con el poder es una intención individual.
    No creo que buscando lo pintoresco del liderazgo en estos interesantes primates e interpretarlo con alguna “intención” altruista, nos aproxime a la realidad de la naturaleza de “el poder” en el ser humano. El mismo aparece más marcadamente, junto con el territorialismo, en los reptiles, y la porción de cerebro que compartimos. Y la solución a este grabe problema se comienza a resolver sabiendo la realidad del mismo… y no con la reinterpretación bondadosa

  9. Alejandro García:

    Particularmente estoy seguro, que no convencido, que, aunque la comunicacion-influencia entre el lider y sus seguidores es bidireccional, es más grande la que los seguidores ejercen sobre el líder que al revés. Los seguidores hacen, deshacen y moldean al líder a su gusto. Todos tenemos los líderes que nos merecemos. El mérito o demérito recae en los seguidores.

    ¿ABURRIDO DE TANTO LÍDER?
    http://alex-elusodesimismo.blogspot.com/2009/08/aburrido-de-tanto-lider.html

  10. maruja:

    Creo que si no retrocedemos un poco hacia nuestros origenes más salvajes tendremos muchos problemas,pe.ascensores,mandos a distancia=artrosis etc;polucion estres=baja calidad en el esperma y problemas tipo cancer.sicologicos etc.comida blanda =dentadura debil.etcetc.Hay que reivindicar la vida más primitiva,en según que aspectos,claro.Saludos Eduard y gracias.

  11. Cristo Maestro Andar:

    Hola amigos. Bueno, estos estudios no hacen más que confirmar, que nuestras sociedades humanas, tan solo parecen que hayan evolucionado tecnologicamente, pero, racionalmente muy poco, por lo que seguimos comportandonos, como animales inteligentes con ropa, etc. Un cordial saludo de Cristo.

  12. Pablo Herreros:

    Gracias por los comentarios y sugerencias. Efectivamente, la reputación y el prestigio son factores clave para la supervivencia de cualquier miembro de un grupo. Escribiré pronto sobre su importancia. Saludos afectuosos. Pablo Herreros Ubalde.

  13. Patxi M.:

    Bueno, espero que estos estudios influyan tanto como lo hizo la teoría de la supervivencia del más apto, y lo consecuente traducción y evolución en el actual caduco y, espero que pronto moribundo sistema económico predominante. Otra cosa es que los que viven de perlas con este sistema nos faciliten cambiarlo… El tiempo nos dirá, y espero lo consigamos entre todos. La especie humana, en numerosas ocasiones interpretamos la naturaleza cuando y como mejor nos conviene, esto parece claro. Ojalá, este ejemplo de liderazgo cooperativo de los chimpancés transcienda.

    Gracias, abrazos y enhorabuena por el articulo.

  14. WASHITENE:

    Creo realmente que la única ventaja de la que en principio disponiamos, era la del Habla. O sea, nuestras Cuerdas Vocales conjuntamente con la Traquea. Y sinceramente, esa ventaja ha desaparecido pues hemos perdido el Instinto Primario ya que Animales somos y mucho. Tambíen dudo de que seamos Racionales, ya que si utilizasemos el Raciocinio o el Sentido Común no haríamos lo que hacemos en muchas ocasiones. El Año 2009 fue el Año Internacional del Gorila, y paso sin pena ni gloria para los Mandatarios. Por eso sigo pidiendo que lo defendible, es defendible siempre y no necesita un Año concreto. Tendríamos que Aprender más de los Grandes Simios. No son tan lejanos a nosotros como algunos Sectores de humanos piensan. Un Saludo.

  15. muriel bruzzese:

    La humanidad, debe mirar a los chimpancés para entender la verdadera razón de la comunidad, me parece muy interesante, siempre aprendemos del entorno, pero el hombre es responsable de crear mejores condiciones de vida y como sabemos no siempre está en dispuesto a ello.

  16. Gregorio:

    Hola,

    me ha llamado poderosamente la atención la capacidad empática que presentaban algunos de los líderes expuestos en el artículo, en parte porque es una cualidad que solo le atribuía al ser humano.

  17. elena:

    quiero vivir con gorilas!. no se parece en nada a mi empresa, que es la administración. En la mia, manda el de más contactos; nada vale la lealtad ni el trabajo propios; el aprecio q te tienen es inversamente proporcional al trabajo que realizas….y mejor no seguir, porque entristeceque la sociedad sea manejada por gentes así, que son los que dan mala fama a los funcionarios.

  18. Laurent:

    Muy interesante, aunque un matiz: los valores “humanos” no privilegian mas la competición, en oposición a la cooperación. Son las dos cara de una unica realidad, relacionarse para compartir algo. Es como guerra y paz, son grados de concesiones reciprocas entre entidades para compartir algo en común.

    Un ejemplo: el jefe organiza el grupo para maximizar los recursos del Grupo y pasa mucho a ser acacilado y a acacilar. O sea un politico que hace lobbying. Y que tiene que aguantar la presión social de decisiones populares o impopulares, las primeras siendo mas faciles porque resfuerzan a poco coste personal el auto-prestigio.

    Tampoco hay que idealizar los chimpanzes que son los animales conocidos a compartir con los humanos la noción de exterminación sístematica de un grupo competidor.

  19. castigador40tenerife:

    Me ha encantado este post y saber toda clase de ideas y opiniones sobre este tema. Es verdad que poco hemos avanzado desede que nació nuestra especie humana, pero en el camino hemos perdido muchas buenas facultades y habilidades también. En el libro Génesis de la Biblia, se nombra a dos tipos de seres parecidos y difrentes al mismo tiempo. Uno de ellos es hijo de Dios y el otro, hijo del hombre… Uno, se refiere al que Dios creó y el otro al nacido de la evolución del homínido, tal y como se está demostrando actualmente, por los distintos tipos de restos aparecidos en Atapuerca. Un saludo a todos.

  20. carmen loureiro:

    Felicidades por el artículo, con gran sencillez muestra las claves del liderazgo. El énfasis en la relación, en un liderazgo que es resultado de un proceso interactivo en busca de la mejora para todos, es básico para empezar a cambiar la “ley del mas fuerte”, que tanto ha calado en nuestra cultura. Gracias por tus ideas.

  21. liderazgo-salvaje-y-las-organizaciones | Managers Magazine:

    […] “Liderazgo Salvaje” – Pablo Herreros – Somos […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: