Autor: Pablo Herreros Ubalde 27 mayo 2010

Es fácil observar en cualquier situación cotidiana que la especie humana posee una fuerte tendencia a ayudar a otros. En un principio, el propio Charles Darwin tenía problemas para explicar ciertas conductas de cooperación y altruismo presentes en la mayoría de los organismos, y aunque suponían una seria amenaza a sus ideas, intuía que habían jugado un papel clave en la evolución. Por entonces no se había descubierto el ADN y comportamientos como los que muestran los insectos sociales, con sacrificios de unos por otros, eran contradictorios a las ideas de la selección natural. Cuando en los años sesenta se hacen posibles las primeras pruebas genéticas, surgen teorías que explican estos fenómenos, ya que se constata, que en una colmena o termitero, todos son parientes, pues comparten la misma madre. A este conjunto de ideas se le denomina teoría del parentesco y fue desarrollada por el biólogo William Hamilton en los años sesenta del siglo pasado.

Pero el debate continuó, ya que seguían sin explicación fenómenos como el de porqué se ayuda a otros individuos con los que no se está emparentado, como ocurre con unos vampiros de Suramérica, que comparten la sangre extraída de sus presas si un compañero no ha tenido éxito esa noche. La solución a este problema vino de Robert Trivers en 1971, cuando desarrolla la teoría del altruismo recíproco, que explica cómo en un entorno de altruistas, todos se pueden ver favorecidos por un altruismo generalizado si la mayoría de los miembros del grupo lo practica. Pero esta teoría sigue sin explicar el porqué ayudamos a desconocidos o la motivación para arriesgarnos por personas que jamás veremos en nuestras vidas y de quienes existen pocas probabilidades de que nos devuelva el favor.

Los animales nos enseñan continuamente muestras de altruismo, incluso con animales que no son de su misma especie.

En una serie de experimentos llevados a cabo por Felix Warneken y Michael Tomasello, se presentaba a niños menores de dieciocho meses una situación en la que un adulto desconocido necesitaba ayuda en diferentes situaciones: colocar mal unos libros, abrir un armario cuando lleva las manos ocupadas, coger una cuchara de un lugar desconocido y dar unas pinzas de la ropa que se caen y están fuera de alcance. Se hicieron las cuatro pruebas a 22 niños y 20 ayudaron en al menos una de las situaciones de manera inmediata. El tiempo de respuesta medio fue de cinco segundos aproximadamente. Estas pruebas se realizaron posteriormente con chimpancés y los resultados fueron también positivos; éstos ayudaban de una manera altruista, lo que sugiere que nuestro ancestro común es posible que ya poseyera esta característica social.

Las conclusiones de estos experimentos son asombrosos, ya que demuestran que junto a pequeños impulsos egoístas, los niños humanos son también altruistas de una manera innata e indiscriminada. Pero si nacemos altruistas… ¿por qué vemos crueldades todos los meses? En experimentos similares posteriores, se quería saber si los niños escogerían con quién cooperar. Esta vez era posible escoger a quién ayudar y a quién no. Los resultados mostraron que es alrededor de los tres años de edad, cuando se desarrolla en los niños la capacidad de ser selectivo y decidir si favorecer a alguien o no. Pero aún más interesante es el hecho de que premiaban a los que habían sido generosos con terceros. De esta manera, pronto aprenden a escoger qué personas es conveniente ayudar en función de las experiencia personal y de la observación de las interacciones de otros. Por esta razón, los contextos, la socialización, la cultura y otros factores a los que todos estamos expuestos acaban por influir de manera determinante en cómo se desarrollan estas tendencias altruistas iniciales. Esta flexibilidad es eficaz, ya que de no ser así, sería muy peligroso para los seres humanos, por ejemplo, ser altruista en un entorno en el que todos son egoístas. En esta situación, la mejor estrategia, obviamente, es ser egoísta también.

La educación y la socialización nos aporta conocimiento, pero hay estrategias y comportamientos innatos en los primates humanos y no humanos.

¿Por qué sabemos que son tendencias innatas? Tomasello argumenta esta posición con cinco puntos. Primero, los niños del estudio estaban justo en edad pre-lingüística, en la que no han sido socializados formalmente y no se les ha entrenado en estas actitudes todavía. Segundo, estos fenómenos también ocurren en nuestros parientes más cercanos, los chimpancés. Tercero, cuando se recompensa a los niños por ayudar, no lo hacen más ni se refuerza su conducta. Cuarto, otros estudios subrayan la “preocupación empática” como el mecanismo que media para ayudar en los niños, pues cuando ven a alguien que ha sido víctima de un agresor, éstos miran intensamente con cara de preocupación. Quinto, en culturas en las que los padres intervienen menos, la frecuencia de aparición de conductas de ayuda es la misma.

Tradicionalmente, filósofos y científicos han pensado que el hombre nacía malo, sin contenido moral o bueno. Entre otras, la pregunta que subyace a este debate es si los comportamientos de ayuda y altruismo son innatos en los humanos o si por el contrario están condicionados de manera absoluta por la cultura. La respuesta, como suele ocurrir, es sí a ambas. Gracias a estas investigaciones, sabemos que los comportamientos de ayuda que aparecen de manera temprana no son producto de la cultura ni de la socialización de los padres, sino tendencias con las que todo ser humano cuenta al nacer, que más adelante son moldeadas por el entorno y por el historial de intercambios. Este enfoque es revolucionario, pues ya no se trata de inculcar normas y valores en los niños como se nos ha transmitido hasta ahora, sino de alimentar los que ya existen en todos nosotros de nacimiento, favoreciendo su aparición con entornos en los que ser cooperativo sea ventajoso para él y para todos.



22 Respuestas to “Altruistas de nacimiento”

  1. carmen:

    ¡ESTUPENDO PROGRAMA!

  2. Montse:

    Es un programa súper interesante y además han puesto la canción “Bubamara”.

  3. gabriel:

    Muy bueno, yo lo estoy comprobando con mis hijas.
    Aunque lo que resulta estremecedor es ¿Qué mecanismo es el que anula ese sentimiento para destruir otras colonias? Colonias entendidas como culturas, sociedades, personas, sexos, etc…
    Muchas gracias por hacer que los que sentimos un gusto especial con el aprendizaje y la capacidad de sorpresa podamos continuar con nuestro hobby.

  4. Christian:

    Impresionante, sobretodo la parte en que vemos la capacidad de inventiva del orangután, siempre ha sido mi primate favorito.

  5. Sara:

    Muy bueno, me encanta

  6. diego:

    Sin quitar ni un ápice de lo maravilloso que resulta saber científicamente que no somos seres intrínsecamente egoístas, no puedo más que sorprenderme de nuevo gracias a los artículos de este blog.

    Primero porque a veces me queda la idea de que a la ciencia le ha quedado como único objetivo comprobar mediante su método (como todos sabemos, el único método capaz de alcanzar la verdad), comprobar, digo, lo que a todas luces siempre pareció obvio hasta para el antepasado más remoto del hombre. Ahora han demostrado el altruismo y antes que los animales tienen emociones. Mañana que el Sol sale todos lo días. Y si no, mirad este otro artículo de otra revista:
    http://www.tendencias21.net/La-naturaleza-favorece-el-bienestar-fisico-y-psiquico-del-ser-humano_a4488.html?print=1

    También me llama la atención la frase: ¿”Tradicionalmente, filósofos y científicos han pensado que el hombre nacía malo, sin contenido moral o bueno”?
    ¿Podría alguien darme referencias de algún filósofo que dijera esto?
    Yo pensaba que tradicionalmente se pensaba que estábamos hechos ‘a imagen y semejanza de dios’. O que todos somos Budas en potencia.
    Incluso pensaba que los filósofos no se ponían de acuerdo en definir qué es bueno y que no. Que el ser humano era el único con libre albedrío, es decir, con la gracia de poder elegir en cada momento y, por tanto, la posibilidad de errar y de actuar ‘bien’ o ‘mal’, lo que quiera que signifique eso.
    ¿Existe alguna cultura, por más vieja que sea, en la que no exista el prototipo del ‘héroe’, es decir, aquél se humano capaz de darlo todo por sus semejantes?

    De verdad, creo que me vendría bien una clase de filosofía, clásica y moderna.
    ¿Alguien me ayuda?

    Gracias y un saludo

  7. luz matilde rojas:

    La verdad es que es realmente interesante, esta serie de experimentos nos muestran que no solo nosotros somos inteligentes como siempre hemos creido, más bien somos prepotentes por creernos los dueños absolutos de ésta facultad , pués tal y como se observa en estas experiencias podemos verificar que aún hay una inmensidad de cosas que nos faltan por descubrir

  8. NEURIWOMAN:

    Me ha encantado este programa, porque siempre he sido bastante esceptica con la bondad humana y su capacidad altruista, y me gusta que me hayan mostrado que no es así. Siempre he pensado que los humanos somos más egoistas e interesados, que nuestros perros por ejemplo. Y que incluso cuando practicamos conductas altruista estamos siendo interesados para conseguir una mejor valoración del grupo por ejemplo. Pero es evidente que ni todo es genetico ni todo es el aprendizaje ni el entorno. Y que nuestra capacidad altruista es modificada por el ambiente.

  9. NEURIWOMAN:

    Respecto al comentario del amigo Diego decirle que cuando quiera podemos hablar sobre los temas que plantea, del bien y el mal, o de los enfoques religiosos y filosoficos sobre la bondad humana. Puedes dejarme comentario.

  10. Camino a Gaia:

    Todas estas investigaciones no hacen mas que corroborar las tesis de Margulis. La simbiosis es la relación entre individuos y especies que ofrece mayores posibilidades de estabilidad. Es sencillamente, lo mas lógico.

  11. bgt:

    Acabo de ver el documental y queria decirte Pablo, que encuentro que en dos de los experimentos que has realizado con los niños no pueden compararse con los que has realizado con los primates, a causa de que has utilizado cantidad de lenguaje, cosa que no era necesaria a mi ver, y creo que a los niños les distrae de la cuestión que estais investigando. En el experimento de los vasos con líquido creo que la pregunta confunde al niño ya que da por supuesto que hay más líquido en uno de los vasos, por lo tanto el niño tiene que hacer más procesos que el mono al que no se le confunde, y me pregunto porque no se le hace el experimento al niño de la misma forma que al mono,es decir, sin utilizar lenguaje verbal. En el siguiente experimento, el del cerdito, al hacer la situación dialogada y no trayendo a la persona que tendría una creencia falsa, también me parece que entraña más dificultad para el niño que tiene que enfrentarse a una situación totalmente hipotética.
    También quería decirte, que en el experimento dentro de la clase en el que se soluciona el problema introducindo agua para sacar el cacahuete, si la mayoría de los niños no podrían estar condicionados a no utilizar el agua dentro de la clase, restricción que no sentirían los monos jamás.
    Por último decirte que el experimento no verbal con el niño de un año me pareció el más simple y a la vez el que me pareció más fiable. Lo último que me encanta tu trabajo y que espero que estas críticas sean constructivas. Un saludo

  12. Anónimo:

    […] sobre el lado humano de M.J Interesante articulo sobre el altruismo innato del ser humano: http://www.somosprimates.com/2010/05…de-nacimiento/ Conclusion: somos altruistas por naturaleza. Simplemente cambiamos … __________________ […]

  13. Ernesto:

    Muy bueno el programa, gracias. Hablando de altruismo y empatia, el otro dia miraba animal planet, y justo captaron el rescate de una rana que habia sido atrapada por una serpiente de agua, otra rana amiga de la que habia sido atrapada, la libero lanzandose sobre la cabeza de la serpiente, finalmente la rana fue liberada pero murio a consecuencia del veneno de la serpiente.
    Cuando se graban imagenes donde podemos observar a los animales resolviendo situaciones cotidianas y como aprenden, memorizan, experimentan, recuerdan y tambien pone en practica lo que se transmite de una generacion a la siguiente.
    Todo ello nos da cuenta de lo poco que sabemos y lo mucho que podriamos aprender.

  14. Pablo Herreros Ubalde:

    Hasta donde yo sé, los filósofos que apostaban porque el hombre era bueno por naturaleza, son Robert Owen y Jean Jacques Rousseau. Los que pensaban que el hombre nacía malo eran los realistas, como por ejemplo Thomas Hobbes y Nicolás Maquiavelo. Hoy en día, yo diría que prevalece el modelo realista. Quizás algún experto en filosofía que lea el blog, le gustaría profundizar. Saludos a todas y todos. Pablo Herreros Ubalde.

  15. Pablo Herreros Ubalde:

    Respecto a si existe alguna sociedad sin héroes, lo más parecido en que puedo pensar, son unos pocos grupos de cazadores-recolectores, en los que no se halaga a los cazadores cuando regresan al pueblo con grandes presas. Muy al contrario, suelen decirle cosas como “qué porquería de recompensa nos traes hoy” y otras frases del mismo tipo. La razón que argumentan para la manifestación de este curioso comportamiento es la de no crear desigualdad en el grupo. Suelen ser sociedades igualitarias, donde compartir es obligatorio. Creen que si alimentan el ego de un individuo, será el fin de la sociedad de iguales.

  16. elmesias:

    yo se la respuesta, pero nadie me cree, ni está siquiera interesado en escucharme, solo soy un loco por ver algo que pasa alrededor de nosotros que nadie mas percibe, y ese algo es resuelve practicamente todas las cuestiones que hoy dia nos rodea.
    como respuesta a este post; le daré una pista:
    ¿por qué resulta superpeligroso torear un toro que ya ha sido toreado antes.?

  17. Té verde con patatas fritas… ¡Por favor! : Avant:

    […] justo antes había leído Altruistas de nacimiento, mi cerebro confirmaba la viabilidad de que otro mundo es posible, o al menos cambiar la dirección […]

  18. Hector:

    Probablemente sea el mimetismo el que nos hace actuar de esa manera, descubriendo que conductas pueden ser positivas para el individuo y su entorno o grupo, aquellas que resultan positivas para uno mismo o para el grupo o entorno en el que se desenvuelve el individuo son las que se aprenden, las que resultan nocivas o poco necesarias se eliminan y no se aprenden. Por ejemplo el caso del niño, probablemente (no he visto los ensayos) haya sido premiado por haber realizado la tarea de ayuda, a lo mejor no en esa ocasión y a lo mejor no por realizar esa misma tarea en otra ocasión, pero probablemente comprenda por otros actos que haya realizado en otro momento de su vida que para el y su entorno el hecho de ayudar sea algo beneficioso y por ello aprende a colaborar, por que es bueno para el.

  19. Ileana:

    Casilda Rodrigañez, Michel Odent y otros autores han demostrado que la capacidad de amar, o sea, de ser altruista y generoso, se desarrolla en el período que rodea al nacimiento.

    El embarazo, el parto, la no separación de la madre, y la primera crianza,, son determinantes para desarrollar la bondad en el ser humano.

    Si los bebés y niños reciben teta, cuerpo materno, porteo, atención, cuidados… y en definitiva, ven sus necesidades afectivas y emocionales razonablemente satisfechas en su primera infancia, desarrollarán su capacidad altruista y generosa (por lo mismo que han recibido).

    El carácter, la autoestima, la capacidad de amar, el esqueleto emocional… se desarrollan en el llamado “período primal”.

    Un saludo!!!!

  20. Lluís Barberà i Guillem:

    Me alegra pensar que cada día surgen más muestras experimentales en las que podernos basar para así actuar con la idea de que somos altruistas, sociales, optimistas y sosegados por naturaleza.

    Una idea (con fundamento científico y experimental) tras otra, pueden ayudarnos a mostrar las razones por las que si nos ayudamos, podemos ir más lejos. En tiempos de cambio como los que vivimos (y como cada día, diferente al anterior), trabajar el altruismo, la vida social (interacción), el optimismo (aliado de la creatividad positiva) y la calma (inspiradora de la creatividad), pueden ser las llaves para abrir muchas puertas sociales y, así, actuar con positividad, humanismo y amor por la naturaleza y la diversidad humana, de especies y de culturas.

    Maestro e historiador.

  21. Si en este mundo los hombres simplemente obedecieran los 10 mandamientos, ya te digo que serìa casi un paraiso | Notas y Archivos - Soy Ateo:

    […] de forma altruista cuando esto, según la sociobiología, es innato en todas las especies desde que nacemos. De esos 10 mandamientos, al menos varios de ellos le deben un agradecimiento a ese altruismo cuyas […]

  22. naturista:

    El ser humano puede desarrollar su lado bueno, aunque siempre luchará contra su lado opuesto lo malo.
    Quién ganará la batalla?
    Sin embargo, buenas herramientas ayudarán, muchísimo a la formación de ciudadanos generosos.

    Si queremos una sociedad solidaria y justa, el Estado debe entregar las herramientas desde la más tierna infancia hasta la muerte,y debe hacerlo junto con la enseñanza formal. La formación valorica es lo más importante.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: