Autor: Pablo Herreros Ubalde 7 mayo 2010

En un experimento realizado por Victoria Horner, de la Universidad de St. Andrews, en Escocia, se enseñó a varios niños cómo conseguir una recompensa que dispensa un mecanismo, insertado en una caja cuadrada, mediante tres acciones diferentes y consecutivas: la primera, con un bastón abrir un pestillo en la parte superior de la caja que impide el acceso a un agujero; la segunda, introducir el bastón por el orificio golpeando varias veces; la tercera, extraer la recompensa de una trampilla que da acceso a un dispensador. Debido a que la caja es opaca, no se puede apreciar la relación entre causa-efecto, y por tanto, no es posible conocer la función exacta de los dos primeros movimientos.

Con la caja opaca niños y chimpancés imitan los movimientos enseñados para la obtención de la recompensa.

Seguidamente, se repite la experiencia con una caja transparente idéntica a la anterior en la que se puede observar que la primera y la segunda acción son completamente absurdas y no sirven para nada. La única diferencia entre las dos cajas consiste en que una es opaca y la otra transparente. La primera no ofrece información sobre los resultados de las maniobras, mientras que la segunda sí. Para sorpresa de los investigadores, ante la caja transparente, los niños repetían las acciones inútiles, sin importarles el resultado, realizando cada movimiento y reproduciendo cada detalle con sumo cuidado. Los niños tienden a imitar las acciones al margen de la eficiencia de sus comportamientos. Cuando estas pruebas se repitieron con chimpancés, los resultados fueron completamente diferentes. Éstos imitaban cuando se les presentaba la tarea con la caja negra, pero no con la transparente, pues en este caso iban directos a la obtención de la recompensa. La emulación fue la estrategia más usada por los chimpancés cuando las consecuencias de sus acciones eran observables.

Al repetir el experimento con la caja trasparente, los chimpancés, a diferencia de los niños, iban directamente a la obtención de la recompensa.

 
¿Por qué los niños no usaron la lógica para extraer la recompensa de una manera más eficaz?

Lo que realmente quería estudiar Horner mediante esta prueba es si los chimpancés y los niños usan la emulación o la imitación para aprender. La emulación es el proceso de aprendizaje a través de la observación en el que se centra la atención en los resultados de las acciones. Por ejemplo, muchos aprendemos a usar un martillo observando el efecto del mismo sobre un clavo. Al emular, buscamos reproducir el proceso usando acciones propias con un mismo fin, es decir, similares pero no idénticas a las observadas, que en este caso es insertarlo en el interior de la madera.

La emulación es un tipo de aprendizaje social en el cual el observador reproduce las acciones de un modelo en vez de los detalles, ya que sólo requiere la reproducción de las acciones con suficiente fidelidad como para obtener el objetivo deseado, sin tener que conocer las relaciones causales implicadas; algo que para los niños humanos parece ser de vital importancia.

Por el contrario, la imitación es la reproducción detallada de todos los elementos del proceso, que incluyen desde cómo cogerlo hasta la posición del brazo, etc. Las ventajas de una reproducción exacta de las conductas son diversas. En la mayoría de los comportamientos que tienen que ver con la vida en sociedad, lo importante no es el resultado final sino la manera en que lo haces. Aprender conductas asociadas a convenciones sociales son conocimientos de especial relevancia para los primates humanos y no-humanos. Además, imitar fielmente permite que cualquier innovación se difunda rápidamente por una población como lo pólvora. La emulación es un proceso más lento aunque puede ser una estrategia más adecuada que la imitación en determinados contextos. Por ejemplo, cuando las relaciones causales son manifiestas, la emulación es mejor porque ofrece mayor flexibilidad y plasticidad. Por el contrario, la imitación es más eficiente cuando dichas relaciones causales no son fácilmente percibidas y son difíciles de deducir. A medida que avanza la vida, los seres humanos, abandonamos estrategias de imitación para usar otras de carácter más emulativo. Por esta razón, cuando estas pruebas se realizaron con varios adultos humanos, éstos optaban por estrategias más parecidas a las otros primates, pues iban directos a por la meta.

De manera general se acepta que los simios son expertos imitadores. Algunos expertos, como Michael Tomasello, no están de acuerdo y reservan esta característica en exclusiva para el ser humano; al menos en su versión completa. Él cree que las crías de los primates aprenden por observación y emulación, pero no imitación real.

En los años setenta, el primatólogo Geza Teleki llevó a cabo un interesante ensayo en la colonia de chimpancés de Gombe. Intentó pescar termitas por sí mismo, observando cómo lo hacían los otros chimpancés. Tardó varias semanas en atrapar sus primeras presas. Emular los movimientos no era suficiente, también era preciso imitar a la perfección, ya que existen momentos precisos, acciones concretas, tiempos, etc. Descubrió que, al igual que ocurre con otros procesos importantes, para aprender es necesario una combinación de ambas técnicas.

Gracias a este tipo de estudios, sabemos que en la vida en sociedad, no basta con el resultado. La manera en la que se desarrolla el proceso es de vital importancia, pues de ello dependerá la aceptación o rechazo de la “manada”. En muchas de las acciones que llevamos a cabo en grupo el objetivo último es irrelevante. Lo importante es cómo las hacemos y si están en línea o contradicción con las normas sociales. Por ésta y otras razones, sabemos que la imitación es una estrategia adaptativa humana favorecida por selección natural en la que lo que importa es el camino, no el destino final.



18 Respuestas to “No me mires que te imito”

  1. sergi:

    la iminatacion es triunfo, la innovacion es aprendizaje, somos asi de comodos queremos lo que quiere el otro, que mejor que copiarlo, aunque creo que dentro de cada persona , tenemos esa chispa, de pensar de hacer, de querer algo mejor, pero la moral humana no se recompesa……tal vez de aqui un tiempo aprendamos a ser ……un grupo…

  2. Enrique Canteras:

    A veces pienso que emulamos a los que imitan…y en ocasiones, viceversa.

  3. Ana Sánchez:

    Pero si no he entendido mal, del estudio también se deduce que al niño humano le importa más las forma que el resultado, y si es así, eso ayuda a entender por qué somos incapacez de evolucionar, o que al menos lo hagamos tan lentamente. Si el ser humano , tiende a aprender imitando, digamos “de forma natural”, desde su nacimieto, por más que es su etapa adulta emplee la emulación para resolver unos preocesos de aprendizajes, y la imitación para otros, entiendo que la imitación sería su manera inmediata de aprender, y eso me parece podría ser una explicación plausible del porqué como raza, contuamos repitiendo los mismos errores a lo largo de la historia.

  4. ebba:

    Lo resume muy bien la frase de que en la vida social de los humanos “lo importante no es ser bueno, sinó parecerlo”; aunque creo que en las relaciones más íntimas, menos sociales y grupales ésto cambia, qué creeis?

  5. montse:

    sinceramente, estoy de acuerdo en que los primates son inteligentes, eso es innegable…como tambien es innegable que somos una evolución de su género. Y, aunque no falta empeño en el proceso de aprendizaje, me cuesta mucho creer que el resultado sea el mismo sin esas verjas delante. Seguro que todo el proceso de aprendizaje ha sido muy duro, y seguro que también se han conseguido grandes logros a diario…pero la imagen final, desde mi punto de vista, le resta mérito al experimento y a la pericia de esas criaturas que se han esforzado tanto por lograr un objetivo.
    Hace mucho tiempo leí un libro, el modo desnudo, un libro en cual se explica todo el proceso de aprendizaje de un chimpancé desde el momento de su nacimiento hastala edad de tres años, con el niño se hace exactamente el mismo experimento.Se demuestra que el chimpancé logra los mismos objetivos que el niño, incluso algunos antes que él. Siempre me ha parecido interesante este tipo de estudios,los cuales respeto por el significado que tienen para el ser humano, el conocimiento profundo, llegar a el órgano menos accesible:el cerebro.

  6. andres:

    vale, me parece genial.. pero me limito a las imagenes que acabo de ver..
    en el 1º video todo genial. pero en el segundo… por que la caja esta atravez de unos barrotes? creo que eso juega un papel determinante en el resultado de las pruebas.. creo que se han de realizar en igualdad de condiciones para obtener resultados fiables no?

    ….

  7. Jansolo:

    Desde que bostecé al ver a un chimpancé en un programa de redes, me lo creo todo

  8. Adolfo:

    Pues no estoy deacuerdo. Como se puede ver claramente en la toma final de los chimpaces con la caja trasparente, estos acceden a esta desde detras de una reja que impide maniobrar en la parte superior de la caja dejando como única alternativa el acceso desde la trampilla horizontal. En definitiva si hubieran volteado la caja dejando accesible el orificio superior el gesto habria sido exactamente igual.

  9. Cmarth:

    Hola.
    Estuve ayer en tu conferencia de primates en las aulas, en la Universidad Camilo Jose Cela.
    Has oido hablar de Rainfer? donde te hiciste esa foto con ese Chimpi? sabes que Rainfer trabaja con 5 universidades españolas y colabora con experimentos de este tipo de inteligencia cognitiva?.
    Yo he visto hacer cosas realmente alucinantes a los chimpances.
    Me resulto algo curiosa tu charla aunque realmente fue una sorpresa.
    Un saludo

  10. Pablo Herreros Ubalde:

    Gracias por tus comentarios e inquietudes Ebba. Efectivamente, en ocasiones, no se trata de ser altruista sino de parecerlo. Algunas investigaciones realizadas por el experto en biología matemática, Martin Nowak, demuestran que a veces es así. Lo que ocurre es que paralelamente, los seres humanos hemos desarrollado una gran habilidad para detectar a los tramposos y mentirosos, además de haber sido favorecido por selección natural un fuerte sentido de la equidad. Por esta razón, los seres humanos con tendencias altruista genuinas y auténticas, superan en número a los tramposos. Saludos afectuosos. Pablo Herreros Ubalde.

  11. Pablo Herreros Ubalde:

    Hola Ana. Al niño le importa la forma porque algunos comportamientos son convenciones sociales en las cuales no importa el resultados sino el “ritual”. Respecto a cometer los mismos errores, me recuerda una presentación muy famosa de power point que circula por internet, en la que se explica el siguiente experimento: se cuelga del techo de una instalación de chimpancés un plátano, pero cada vez que un individuo se anima a cogerlo, todos reciben una ducha de agua. Cuando se introduce un individuo nuevo e intenta cogerlo, todos se enfadan y agreden al nuevo. Es un experimento interesante sobre cómo a veces seguimos normas antiguas sin saber su origen. Saludos afectuosos. Pablo.

  12. Pablo Herreros Ubalde:

    Buena observación Adolfo. Ese tipo de cosas hay que tenerlas en cuenta. Os adjunto un enlace al mismo experimento pero sin esas rejas. Saludos. Pablo Herreros Ubalde

  13. elmesias:

    El mesias dira cual es la explicación:
    aprendemos por rectificacion, es decir, aprendemos primero como NO se hace, y nos iremos equivocando hasta dar con la solucion, generalmente la solucion definitiva suele encontrarla el ser humano por casualidad, y muchos descubrimientos han sido logrados buscando otra cosa , así buscando una ruta descubrimos un continente.Tambien mi revolucionario descubrimiento ha sido por casualidad, yo solo buscaba la solucion a unos graves problemas personales, y me he encontrado con lo que he descubierto.

  14. Rosa Icela:

    Hola Pablo, muchas felicidades por el blog. Me parece muy interesante el trabajo de Horner, quisiera preguntarte si tienes el artículo en version electrónica y sí podrías hacerme el favor de regalarme una copia. yo estoy haciendo mi tesis de doctorado sobre imitación en niños y me interesa leer el artículo. Te lo agradecería mucho.

  15. La inútil cualidad humana de perpetuar estupideces |:

    […] http://www.somosprimates.com/2010/05/no-me-mires-que-te-imito/ […]

  16. Eduard Bagés:

    Es una lástima que se hayan perdido los videos. Escribí a Victoria Horner pero nunca me contestó. Le decía que el experimento está sin acabar. Necesito saber si el niño será capaz de aprender del mono o pedirá que le castiguen.

  17. Eduard Bagés:

    Los videos están dando error hace mucho tiempo. Igualmente pregunté a Victoria: ¿será capaz el niño de aprender del mono? ¿Pedirá el niño que el mono se quede sin recreo?

  18. Imitar y aprender. | Nataliapsicología:

    […] http://www.somosprimates.com/2010/05/no-me-mires-que-te-imito/ […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: