Autor: Pablo Herreros Ubalde 29 Diciembre 2011

Las ratas y ratones gozan de muy mala fama en nuestra sociedad debido a que en varios periodos de la historia han sido las responsables de transmitir diversas enfermedades mortales a la población humana. De hecho, es la especie con la que más pruebas de laboratorio se hacen y con la cual menos reparos éticos se tienen a la hora de experimentar. Pues bien, puede que haya llegado el momento de cambiar el modo en que vemos y tratamos a estos pequeños roedores. Un estudio realizado por Inbal Ben-Ami Bartal, psicóloga de la Universidad de Chicago, revela que las ratas muestran empatía por sus compañeras cuando estas se encuentran encerradas.

Un ratón mascota (imagen: ressaure / Flickr).

Ya sabíamos desde hace tiempo que las ratas mostraban signos de poseer mecanismos básicos que son necesarios para el desarrollo de la empatía, como por ejemplo el contagio emocional. Lo que nunca se había podido probar es hasta qué punto son capaces de ponerse en el lugar del otro individuo y manifestar un rasgo muy característico de esta capacidad en los primates humanos y no humanos como es la preocupación empática o respuesta emocional provocada por la percepción de un semejante en una situación de angustia.

El equipo de investigación quería poner a prueba esta capacidad en las ratas y registró los comportamientos que mostraban cuando se encontraban ante la presencia de una compañera encerrada en un tubo de plástico transparente y, posteriormente, los compararon con los que mostraban cuando el tubo estaba vacío o contenía un objeto inanimado.

Vídeo explicativo del experimento llevado a cabo por el equipo de Inbal Ben-Ami Bartal.

Antes de comenzar el experimento, las ratas fueron colocadas por pares durante dos semanas y luego se las expuso a las tres condiciones. En un primer momento, las grabaciones muestran cómo las ratas se comportan de una manera más agitada cuando la compañera está encerrada y exploran el tubo desesperadamente, lo que puede atribuirse al mencionado contagio emocional. Poco después, se concentraron en la parte donde se localizaba el pestillo que abría el recipiente.

Lo increíble fue que, tras varios intentos, las ratas aprendieron a abrir los tubos y así liberar a sus compañeras de manera inmediata, lo que no hacían cuando el tubo contenía un juguete o estaba vacío. En los primeros logros, el encuentro se sucedía de episodios de juego y signos de excitación; algo que disminuyó en liberaciones posteriores. Un dato adicional interesante es que las hembras parecían más motivadas para liberar a las compañeras, ya que lo hacían con mayor frecuencia que los machos.

Bartal concluye que estos resultados demuestran que las ratas se comportan de manera prosocial con otros miembros de su especie, a diferencia de estudios anteriores en los que se probaba lo contrario. Aunque declara ser consciente de que algunos colegas pueden atribuir estas conductas a la curiosidad, el artículo concluye aportando datos de que este fenómeno continúa después de un mes, momento a partir del cual se cree que la curiosidad de las ratas desciende, por lo que esta hipótesis queda invalidada. La interpretación más acertada puede encontrarse en el hecho de que las ratas trataban de frenar una actividad que les era angustiosa en términos emocionales, lo que sin duda nos obliga a replantearnos cómo vemos a estos animales con tan mala prensa.

Imágenes de los ratones protagonistas del experimento del equipo de Inbal Ben-Ami Bartal.



16 Respuestas to “Ratas compasivas”

  1. Ratas compasivas:

    […] “CRITEO-300×250”, 300, 250); 1 meneos Ratas compasivas http://www.somosprimates.com/2011/12/ratas-compasivas/  por esuarez hace […]

  2. Raquel:

    El vídeo y las conclusiones a las que se llegan me parecen geniales, pero estoy totalmente en desacuerdo con el comentario inicial en el que el autor refiere que se tienen pocas consideraciones éticas con esta especie a la hora de realizar distintas investigaciones. Todo trabajo de experimentación animal,independientemente de la especie utilizada, debe seguir unas rigurosas y exahustivas medidas, consideraciones y normas éticas, que además están reguladas mediante la legislación nacional e internacional, así que su incumplimiento además de atentar contra la ética, es un delito.

  3. Sergio:

    Detrás de los muros de los centros de investigación no hay policías…. 😎

  4. jorge:

    Trabajo hace años con animales de experimentación. Conozco el tema. Reconozco la angustia del animal aislado, torturado o simplemente ignorado. Se de cientos, miles de animales que nacieron para nada; para vivir enjaulados sin más propósito que justificar gastos de programas o establecimientos de experimentación. falta mucho para llegar a aplicar las Tres Erres famosas. El trato a estos animales es, muchas veces, injustificable. Pero como dice alguein por aqui: Detras de las puertas videovijiladas de los centros de experimentación no hay policias. Y además del sufrimiento de miles de animales lo hay también el de muchos trabajadores que impotentes no pueden hacer nada por la Reducción, el Refinamiento y la Restitución en la utilización de animales que, evidentemente, reconocen el dolor de sus semejantes, la angustia y la agonia en piel propia y ajena.

  5. Deus Irae:

    Creo que se irán haciendo estudios cada vez más interesantes sobre comportamiento animal que asombrarán a los que no estén acostumbrados a tratar con ellos, los que hemos pasado la vida con ellos todo lo que dicen estos estudios solo corrobora lo que hemos venido observando de forma asidua. Una de las escenas más impactantes y desgarradoras que he visto nunca fue cuando una automóvil atropelló a una urraca y su compañera se pasó horas intentando ayudarla a levantarse, gritando y desesperadamente pasó toda la mañana a su lado emitiendo, pocas veces he visto tanta muestra de dolor, incluso en humanos.

  6. Ricardo:

    Hay que ver que extremistas pueden llegar a ser algunos, ¿policias para vigilar, que? cromagnon desaparecio por ser una especie inferior,y siempre ha sido asi otra cosa es que aceptemos la crueldad o la tortura sin justificacion, ¿que utilizan animales para experimentos? una lastima pero mejor asi que con seres humanos o tal vez prefeririamos al doctor Mengele haciendo probatinas con gemelos, por favor, el sentido comun esta para usarlo.

  7. Mª Dolores:

    Tienes razón Pablo,Que las ratas han tenido siempre muy mala fama.
    A mi siempre me han dado pena, las pobres haciendo experimentos con ellas,tan monas que son,y ya ves resulta que asta se ponen en el lugar del otro individuo, Es fantástico ver como abren el pestillo para liberarlas,y la angustia que pasan,A Ver si ahora no las vemos con tan mala prensa,como tu dices.
    Un saludo Pablo y Feliz año nuevo !!!

  8. admin:

    Ley no es sinónimo de ética. Estoy seguro de que todos tenemos en mente leyes que carecen de dicha cualidad. Muchas gracias por participar en el debate a todas y todos. Feliz año y abrazos. Pablo.

  9. Clara Eugenia Tarazona Bautista:

    Completamente cierto. Mi hija tenía un “hamster” que encontró abandonado en la rivera de un río cerca de nuestra casa. Con el tiempo enfermo y fue entonces cuando nos enteramos de que era un hibrido fruto de una rata y un hamster. Mi ija sufría mucho al verlo enfermo, pero siempre lo sacaba de su casa para atenderlo y darle cariño, pero no podía evitar el llorar cuando lo tenía alzado hasta que Mr. Berry al verla y sentirla llorar comenzo a llorar con ella… Eso es tener sentimientos…

  10. Luis Tovar:

    Existen un gran cúmulo de evidencias acerca de que los demás animales sienten, y que además también son capaces de empatía. En cambio, quienes fallan en demostrar su empatía son precisamente aquellos que les utilizan sin su consentimiento y sin tener en cuenta sus intereses. Al explotar a los animales somos nosotros quienes no estamos demostrando una empatía que decimos supuestamente poseer.

  11. Marta:

    En referencia al comentario de Ricardo, precisamente el Dr Mengele, apoyado por la idea nazi de la eugenesia y la creación del “super hombre”, experimentó con personas que manifestaban algunas enfermedades o que según ellos eran consideradas “inferiores”. Éste hecho, considerarlos inferiores, era la justificación que tenían para cometer toda clase de atrocidades totalmente inhumanas.

    Por supuesto, todos entendemos que si alguien está en contra de la experimentación animal lo estará primeramente de experimentar con humanos, así que me parece absurdo utilizar el argumento de “mejor así que con seres humanos”. Hay otras alternativas.

    Yo no creo que haya especies superiores o inferiores, eso es un concepto demasiado antropocéntrico con el que no estoy de acuerdo ni como bióloga ni por supuesto, como ser humano.

  12. César G. Herrerías:

    Insiste usted en atribuir a otras especies pautas de comportamiento humanas que implican la existencia de un proceso reflexivo consciente. Dado que como sociólogo no está cualificado para desarrollar una carrera investigadora en el ámbito de la biología, pretende asimilar ambas disciplinas. Si las ratas son como los humanos, como sociólogo puedo investigarlas. Vergonzoso.

  13. Luis Tovar:

    César, yo diría que es usted quien insiste en negar las evidencias que demuestran que que los demás animales -además de sentir igual que nosotros- son capaces de pensar y reflexionar de manera consciente.

    Además, ante la falta de argumentos válidos prefiere recurrir al uso de falacias para intentar refutar algo que simplemente no le gusta. En este caso, la falacia ad-hominen (apelación a la autoridad): http://www.arp-sapc.org/alojadas/f2.html

    Negar las evidencias y utilizar falacias como argumentos sí que es vergonzoso.

  14. César G. Herrerías:

    Hola Luis,
    Una cosa es una falacia argumentum ad-hominen y otra una falacia de apelación a la autoridad (argumentum ad verecundiam). Antes de acusar a alguien de recurrir al uso de falacias, te sugiero que leas en qué consiste cada una de ellas 🙂
    Por otro lado, vuelvo a insistir en que no existen evidencias científicas acerca de la existencia de procesos reflexivos conscientes en animales no humanos. Se trata de una idea bellísima, y entiendo perfectamente que a tí te gustaría que fuese un hecho científico incontrovertible (entre otras cosas para justificar tu militancia vegana, cosa que veo muy respetable), pero lo cierto es que hoy en día estamos muy lejos de la existencia de un un consenso científico al respecto. Sin ir más lejos, en el presente artículo de Pablo herreros podemos leer el siguiente texto:

    “Bartal concluye que estos resultados demuestran que las ratas se comportan de manera prosocial con otros miembros de su especie, a diferencia de estudios anteriores en los que se probaba lo contrario. Aunque declara ser consciente de que algunos colegas pueden atribuir estas conductas a la curiosidad, el artículo concluye aportando datos de que este fenómeno continúa después de un mes, momento a partir del cual se cree que la curiosidad de las ratas desciende, por lo que esta hipótesis queda invalidada”
    Así pues como “se cree” que la curiosidad de las ratas desciende depués de un mes, la hipótesis de “algunos colegas” queda invalidada y por lo tanto las ratas se comportan de manera “prosocial”.
    De lo cual el amigo Pablo Herreros deduce, como sociólogo aficionado a la biología, que las ratas tienen “empatía”, “compasión” y “contagio emocional”.
    Por cierto, aún estoy esperando una respuesta en mi blog acerca del vídeo que me enviaste en el que aparecían bonobos conduciendo carritos de golf y tocando la armónica.

    Saludos cordiales.

  15. César G. Herrerías:

    Señor Serra, dice usted:
    “Un docente que no aporta nada constructivo al trabajo ajeno” Bueno, esa es su opinión y es muy respetable, pero espero que la de otros sea diferente 🙂 Por cierto ¿Ustéd qué aporta?
    “Un experto de divulgación que no distingue entre un artículo científico y uno de divulgación.”
    Los artículos de divulgación también pueden ser criticados, en forma y contenido, más cuando cuando el autor se presenta como científico además de divulgador y expresa opiniones personales sobre los artículos científicos en los que se basa su artículo de divulgación.
    “…y que ni lee el texto o las fuentes antes de comentar. ”
    Por supuesto que he leído el texto antes de comentarlo, son 20 líneas.
    Respecto a las fuentes, la única presente en el artículo hace referencia a un artículo de la psicóloga Inbal Ben-Ami Bartal, la cual aún no ha acabado su doctorado, en cuyo abstract podemos leer “it is unclear whether nonprimate mammals experience a similar motivational state”.
    De este artículo Pablo Herrerias afirma que “revela que las ratas muestran empatía por sus compañeras cuando estas se encuentran encerradas”. Y seguidamente aporta un enlace sobre el término “empatía” a wikipedia en el que por cierto queda claramente explicado que se trata de una cualidad humana. Convendrá usted que son necesarias fuentes más sólidas para afirmar que las ratas demuestran empatía.
    Otro término clave del artículo “contagio emocional” no tiene enlace alguno.

    Y usted continua:

    “…y la que en realidad se trata de exponer que ciertos comportamientos no son ´humanos´ en exclusiva, así que en todo caso, son comportamientos comunes con los de otros animales.”
    Insisto en que esto está aún lejos de estar demostrado científicamente. Y esto es precisamente lo que, con su permiso, critico en mis anteriores intervenciones.

    Por último
    “Curioso que siendo usted biólogo escriba sorprendentes ´artículos´ sobre física, donde nos muestra que mucho no sabe del tema y critique que un etólogo presente los resultados de un trabajo de investigación ”

    En el primer punto tiene ustéd razón, no deja de ser curioso y le animo a que haga las críticas que estime conveniente a cada uno de esos artículos. En cualquier caso dese cuenta de que yo nunca me presento como físico ni como investigador.
    Sobre el segundo punto, decirle que el señor Pablo Herreros no es étologo (rama de la biología), sino sociólogo (rama de las ciencias sociales) y sin embargo se presenta a si mismo como primatólogo e investigador. Esto es precisamente lo que critico.

    Saludos cordiales

  16. Pedro Argulles:

    César, debería actualizar su bibliografía para poder discutir al respecto ya que cae en varias inexactitudes factuales. Por cierto me gustaría que definiera “proceso reflexivo consciente”. Atte: Licenciado en Sociología, Maestro en Antropología Evolutiva

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: