Autor: Pablo Herreros 15 February 2013

Este mes, el blog Somos Primates cumple tres años, durante los cuales hemos intentando dar explicación evolutiva a muchos de los comportamientos que forman parte de nuestro orden: los primates. Puede que muchos lo desconozcan, pero primate significa “los primeros”. Si bien es cierto que el ser humano no es superior a ningún otro ser vivo, también lo es que el grupo de especies al que pertenecemos los humanos es uno de los más exitosos del que existen en nuestro planeta tierra. Para celebrar este acontecimiento, el equipo de Somos Primates al completo queremos compartir con vosotros una carta muy especial que hemos recibido de un ser un tanto inquietante….

New-York-(TimesSquare)
Multitud de humanos en Times Square, New York (imagen: “Wikipedia”).

Queridos primates humanos:

Os escribo porque tengo serias dudas de que seáis conscientes del increíble conocimiento que acumuláis en vuestros cuerpos. Me gustaría transmitir la idea que sois la herencia viva de unos homínidos emprendedores que surgieron a partir de los primates, los cuales se distinguían de otras especies de animales por la cooperación y la capacidad de imaginar con la mente. No sé si habéis caído en la cuenta de que cada vez que os observáis a vosotros mismos u otros miembros de vuestra especie, estáis ante fósiles vivientes de seres que lograron con éxito adaptaciones a cambios radicales. Cada ser vivo que os rodea, también es el resultado de miles o millones de generaciones que se han ido adaptando poco a poco, gen a gen, a las intensas modificaciones que se han producido en el planeta tierra desde el origen de la vida, hace miles de millones de años, mucho antes de que poseyerais la capacidad de pensar o hablar de las que tanto alardeáis.

También desconozco si sois conscientes de que vuestra vida es el resultado de infinidad de cambios en el clima y su efecto directo en la destrucción o creación de nuevos ecosistemas, separaciones de grandes masas de tierra debido a la erupción de volcanes, impactos de diferentes meteoritos y un largo etcétera. Entiendo que esto os ha exigido grandes esfuerzos de cambio a los nuevos contextos que muy probablemente ya habéis olvidado.

La selección natural en las organizaciones.

La mayoría de los rasgos que poseéis, desde el tipo de pelo, pasando por el color de los ojos hasta el desarrollo del cerebro, responden a una necesidad presente o pasada consecuencia de una gran presión ecológica y un planeta en crisis constante. Varias especies similares a la vuestra se quedaron en el camino y no pudieron seguir adelante.

Por lo tanto, cada rasgo de vuestro anatomía y personalidad cumplen o han cumplido una función dentro del hábitat que ocupáis y resultan fundamentales para que sigáis con vida. Vuestra supervivencia, al fin y al cabo, depende de la capacidad para ser flexibles ante nuevos entornos y circunstancias, tanto físicas como sociales. Un milagro del que también son partícipes los diferentes tipos de plantas y animales con los que compartís territorio.

Pero los retos no han sido siempre factores externos, como es el caso otros depredadores o cambios en el medio ambiente. También la vida social ha supuesto un gran desafío. No es fácil vivir en grupos tan complejos como los vuestros. Algunas características se han ido modelando para cuidar mejor a vuestras crías, comunicaros de manera más eficaz o hacer frente juntos a los peligros y desafíos que os plantea un planeta con un equilibrio tan frágil.

Planeta humano.

Por esta razón os propongo que tengáis en cuenta vuestro pasado evolutivo y os sintáis orgullosos por lo que habéis conseguido en los últimos millones de años. A pesar de los errores cometidos, no dejéis que nadie os descalifique como especie. Ni a vosotros ni a ningún otro de los maravillosos seres con los que compartís planeta. Cuidad mucho los unos a los otros. No olvidéis que si ya habéis superado gran cantidad de adversidades gracias a la cooperación y la innovación, sin duda, lo volveréis a hacer una vez más. Al fin y al cabo sois milagros de la adaptación y estas fortalezas forman parte de lo más profundo de vuestro ADN.

Fdo: un primatólogo desde Marte



6 Respuestas to “Sois milagros de la adaptación”

  1. Graciela Alcaraz Alegre:

    GRACIAS!! Bellisimo e Instructivo La Carta” y los Videos.

  2. Ivone Fagundes dos Santos:

    Pablo…você quase me fez chorar agora! Eu costumo ser bastante crítica e achar desprezível o Ser Humano sobre a Terra, pois destroem, depredam tudo e sempre acho que deveria mesmo ser extinto (mesmo eu fazendo parte desses seres!) Mas ao ler sua carta, fiquei emocionada ao pensar na luta do Ser Humano para sobreviver…para evoluir…chegar a ser o que é hoje (considerando apenas os que merecem, a meu ver, aqui estar – não destroem de forma significativa a Terra). Penso agora, que, realmente, ainda estamos em evolução e essa “fase destrutiva” vai passar e o Ser Humano terá consciência desse seu valor , por sobreviver e se adaptar a tantos desastres naturais e tantas mudanças em seu habitat e seu modo de vida! Só precisamos de mais consciência… Obrigada por seu trabalho, por você estar aqui e falar conosco, Pablo! desejo muita alegria para você!

  3. marisa garcia:

    Me siento contenta y agradecida de esta vida,y aunque tenga que atravesar adversidades,estoy abierta a la esperanza de que todo puede mejorar, si hay unión, esto puede tener mejor expectativas ,para todos.

  4. josefina:

    me encanta este señor

  5. josefina:

    me encantas señor ,sigue asi

  6. antonio morales:

    somos primates curiosos y nos gusta leer, gracias por tu carta, monus pablus primus, desde planeta caribescus que sigue tus clarinadas evolutas te saludamos, tu interesante trabajo nos estimula, nos alegra, nos satisface, ciencia expuesta graciosamente como ambrosia, como plato sabroso que se aprecia con deleite, gracias, gregoriovus.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.