Autor: Pablo Herreros Ubalde 15 Marzo 2013

En los años 90, dediqué por completo mi trabajo de campo a estudiar una tribu exótica de la cual extraje grandes enseñanzas. Estas quedaron reflejadas en una monografía etnográfica que se publicó con el título de “La tribu de los seloñapse: un pueblo que mira al vecino y al pasado”. Debido a que yo poseo ascendencia seloñapse, me fue sencillo familiarizarme con las costumbres y rápidamente accedí a sus ritos más íntimos.

Captura de pantalla 2013-03-14 a las 11.34.29
Coordenadas geográficas donde se encuentra la tierra de los seloñapse (imagen: “Google Earth“).

Los seloñapse habitan entre los paralelos 36º N, y 43º 50’ N, y los meridianos 9º O y 3º E. aproximadamente. Al igual que otras tierras de esas latitudes, se han ido haciendo cada año más áridas. Los seloñapse son una tribu numerosa de pasado glorioso aunque les ha costado grandes esfuerzos adaptarse a las nuevas corrientes. Gustan de recordar su pasado pero la autoestima de la tribu ha disminuido notablemente en los últimos siglos y gustan mucho de los objetos y artefactos extranjeros, los cuales prefieren por encima de los que ellos mismos fabrican.

Los conflictos entre distintas facciones de los seloñapse son moneda común y siempre están amenazándose los unos a los otros con la escisión. Los seloñapse son amistosos y gustan de relacionarse con los extranjeros, una vez pasada una primera fase de desconfianza. Cuando están seguros de que el visitante no es una amenaza muestran su cordialidad de manera más abierta.

A las jóvenes mujeres seloñapse les gusta cuidar su estética y cubren sus cuerpos con telas ceñidas. Por la influencia de otros pueblos, en los últimos tiempos también visten con ropas tradicionalmente masculinas, realizadas con tejidos que vienen de territorios muy alejados. Los hombres, más dejados, apenas dedican unos momentos al día.

Los seloñapse gritan mucho al hablar y son muy enérgicos en las discusiones, pero rara vez acaban en pelea. Tienen tendencia a involucrarse en mil y un litigios y gustan del arbitraje, dado el elevado número de conflictos al año que elevan al consejo del pueblo. Además, gran parte de su tiempo libre lo dedican a cotillear sobre la vida otros miembros de la tribu. También son muy glotones y pasan su tiempo libre viendo a otros jugar con globos esféricos. La bebida que usan en sus rituales se extrae de la fermentación de un fruto típico de la zona.

Tampoco la sociedad seloñapse se ha librado de las crisis en el pasado. Debido a que solo una pequeña parte de su tierra es cultivable, hace unas décadas, los clanes más poderosos compraron grandes superficies de tierra fértil y ahora exigen cuantiosas recompensas por ceder pequeñas parcelas donde instalar las típicas cabañas seloñapse. Esto ha generado una situación de cuasi-esclavitud en los distintos grupos, los cuales dedican un altísimo porcentaje de los alimentos recolectados a dichos clanes.

Los miembros más ancianos creen que el espíritu y valores de su pueblo se están perdiendo en manos de los más jóvenes. Les acusan de estar mal educados, violentos y no querer trabajar duro por el bien de la tribu.

Si estos párrafos sobre la tribu de los seloñapse te han interesado y quieres saber dónde habitan y quiénes son realmente, lee su nombre al revés.



14 Respuestas to “La tribu de los seloñapse: un pueblo que mira al vecino y al pasado”

  1. Maria Jesus:

    Es muy duro, aunque sea cierto… por favor reescribe este artículo en positivo, te lo ruego

  2. Ángel:

    No creo que sean unos párrafos duros, todo lo contrario. Con las grandes posibilidades que hemos tenido simplemente por nuestra posición geográfica, es increíble que siempre estemos a merced de otros paises, somos totalmente dependientes, sin industria, sin autoestima por méritos propios.

  3. jesus:

    españolitos…

  4. juan gonzalez hernandez:

    estoy de acuerdo en todo,………..como la vida misma saludos

  5. Errac:

    Somos, soy un cobarde que sólo se queja y no hace nada para cambiar ni siquiera mi entorno más próximo, se me llena la boca de grandes críticas en foros sin repercusión alguna y mis acciones diarias están vacías de compromiso … Alguien me reconoce??? Animoooo…

  6. Angomol:

    No consigo saber de quien se trata lo intentare de nuevo

  7. Angomol:

    Estoy moderando mi comentario con gran moderación moderada

  8. Angomol:

    Cuando moderéis mi moderado comentario estaré moderadamente publicado de acuerdo con los moderadores de la moderación slds con moderación

  9. Alberto Martinez:

    Viniendo de un extraordinario referente contemporaneo desde el periodismo cientifico, hago un brindis con los mismos fermentos frutales de esta tierra de un admirador suyo desde hace tiempo alla y aqui por el canal internacional y ahora por este magico elemento de esta era llamado internet , un amistoso saludo desde de la tribu de los “anitnegra”. Vuestra tribu , la cual vivi un tiempo con ellos, me permitieron y me dieron en tiempos duros, habitarla y disfrutar otros fuegos, donde mis raices son tambien de alli

  10. Toni N.:

    No he tenido que leer el último párrafo para enterarme de qué nativos está hablando el investigador, a quien se le ha olvidado documentar la poca cultura de esta tribu y su prácticamente nula memoria histórica. Asimismo su extraña y por ahora inexplicable tendencia a ceder el mando de su sociedad a aquellos individuos que muestran un comportamiento lo más alejado posible de la ética, moral y buenas costumbres, tendencia que les ha llevado a que sus territorios, sus instituciones y sus sistemas de económicos hayan sido virtualmente arrasados en menos de un año y que a su vez ha obligado a los pocos habitantes cualificados a buscar otras zonas de caza para asegurar su supervivencia. Debido a este singular comportamiento y la idiosincrasia de estos nativos, actualmente no se prevee una recuperación de su sociedad a corto-medio plazo.

  11. Toni N.:

    Srta. Maria Jesús, actualmente y aunque a muchos nos pese, la supina estupidez de los nativos de esta tribu no permite escribir este artículo en positivo…

  12. luisa:

    Queridos hermanos del otro lado del charco les invitamos con humildad a conocer la historia de nuestro continente suramericano, especialmente la de mi Venezuela Bolivariana. Al escucharlos me parece estar frente a muchos Venezolanos de los años 80, esa generación que los medios nos hicieron creer que era una generación boba, que los venezolanos éramos un país de petróleo, mises y un pueblo pobre y bruto. Y fue ese pueblo que se alzó contra el neoliberalismo y su FMI que había hipotecado nuestra salud, nuestra educación y pretendia hacer lo propio con nuestra dignidad.
    Ese pueblo se alzó el 27 de febrero de 1989 y a pesar de haber sido masacrado por el gobierno de turno de Carlos Andrés Pérez (gran amigo de Felipe González) no dudo en acompar a la juventud militar armada que con Hugo Chávez a la cabeza quebró en dos la historia de nuestra Patria, devolviéndonos la esperanza y sacando lo mejor de nosotras y nosotros para recuperar nuestra soberanía, nuestra independencia y nuestra dignidad. Recuerden que Sólo el Pueblo Salva al Pueblo.

  13. Berto:

    jajaja! Qué bueno! Pienso que si realmente estás hablando de los españoles, eres muy optimista. Saludos!

  14. Gold Price:

    En los años 90, dediqué por completo mi trabajo de campo a estudiar una tribu exótica de la cual extraje grandes enseñanzas. Estas quedaron reflejadas en una monografía etnográfica que se publicó con el título de “La tribu de los seloñapse: un pueblo que mira al vecino y al pasado”. Debido a que yo poseo ascendencia seloñapse, me fue sencillo familiarizarme con las costumbres y rápidamente accedí a sus ritos más íntimos.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: