Autor: Pablo Herreros Ubalde 4 Julio 2015

 

144215_540x405

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los chimpancés King, Cheeta y Felipa se escaparon del zoológico Oasis Park en Fuerteventura. En un principio atacaron a su cuidador, que sufrió heridas de gravedad en su cara y cuerpo.  Pero también atacaron a los dueños, una pareja que resultó lesionada aunque ya están fuera de peligro.

Los simios al principio sembraron el pánico entre los visitantes del Parque. Dos de ellos fueron abatidos por la Policía, mientras otro regresó por sí mismo a las jaulas. Este mismo año se escaparon otros dos chimpancés de un zoológico en Mallorca: Adán y Eva. Una fuga que acabó con uno de ellos abatido a tiros y otro ahogado en un canal de riego. Entonces no atacaron a nadie. Pero esta vez sí.

Entonces, ¿qué es lo que motiva a estos simios a atacarnos en ocasiones? Primero, debemos tener en cuenta que muchos de estos animales provienen de decomisos y por lo tanto tienen un historial de traumas psicológicos que a veces les convierten en seres peligrosos. En su mayoría son individuos rescatados de lugares más propios de una película de terror: jaulas mínimas, contenedores, sótanos, circos, etc.

A veces, están encadenados de por vida o viajan en una caja por medio mundo en busca de quien los compre. Otros provienen de laboratorios en los que se ha experimentado con ellos dosis de drogas letales o se les ha inyectado enfermedades a propósito para buscar una vacuna para humanos.

Imagina cómo te sentirías si hubieran matado a tu madre y luego te encadenan unos años o te obligan a aprender malabarismos en contra de tu voluntad. O imagina también qué ganas de interaccionar con los humanos tendrías si te hubieran encerrado en un contenedor el día que dejaste de ser una cría graciosa.

Del mismo modo, para entender lo sucedido debemos saber que los chimpancés, al igual que nosotros, tienen personalidad y algunos de ellos se las gastan duro. También poseen emociones y por eso les afecta la vida por la que han pasado.

El test que se les aplica para saber qué carácter tienen es usado también en humanos. Los hay cabezotas, introvertidos, agresivos o simpáticos, entre otros rasgos. Dicha evaluación contiene 43 categorías a partir de las cuales los cuidadores deben elegir en cuál de ellas encajan los chimpancés que están a su cargo.

Otro factor a tener en cuenta es el poco auto-control que poseen algunos chimpancés en especial. Un chimpancé tiene seis veces la fuerza de una persona media. Lo que para un simio de esa potencia puede ser un mordisco moderado, para un humano puede resultar letal.

No es el primer ataque de chimpancés a humanos. Son varios los casos documentados en todo el mundo. Los propios dueños son las víctimas más frecuentes. Incluso se filmó un documental hace años en el que salían testimonios de personas que habían sido víctimas de chimpancés criados por ellos mismos. El fin era evitar que la gente deseara tenerlos como mascotas.

Y es que los chimpancés, como los humanos, somos unos primates con un lado desconocido y oscuro que bajo determinadas circunstancias puede llegar a resultar peligroso. Somos unos animales sensibles cuyo entorno nos afecta para bien o para mal.



Una respuesta to “¿Por qué puede atacarnos un chimpancé? para elmundo.es”

  1. Dolores:

    No debemos olvidar que son Animales salvajes.Aun que tengan emociones como los humanos,la fuerza de un chimpancé no es la misma que la de un ser humano,y si encima han recibido malos tratos son mas agresivos todavía .Desde luego como Mascotas nunca se podrán tener. Saludos Primate Pablo!!

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: