Autor: Pablo Herreros Ubalde 23 Diciembre 2015

 

 

Los macacos de Gibraltar se mueven constantemente en busca de frutas, hojas, raíces o insectos. En el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, habitan aproximadamente entre 20 y 30 individuos de esta especie que se mueven a sus anchas, compartiendo espacio con decenas de ciervos.

Algo que no ocurre con frecuencia es que los animales compartan la comida con individuos no emparentados, es decir, que den alimentos a otros de manera intencionada, dándolos con la mano, como haríamos cualquiera de nosotros. De hecho, en esta especie, los macacos, aún no ha sido detectadas estas conductas altruistas. Pues bien, en Sociedad animal lo hemos hallado.

Los macacos y los ciervos que están en libertad han desarrollado una maravillosa relación. Los macacos, cada mañana acicalan a los ciervos y muy probablemente se comen los parásitos que les infestan. Esto es algo beneficioso para ambos. Pero es que además, acicalar, es la manera en que los primates estrechan lazos con otros miembros. De hecho, cuanto más amigos son, más se acicalan. Es como charlar y acariciarse.

Pero estos monos han llevado la relación más allá. Los mismos que los acicalan por la mañana les dan de comer después. Es asombroso. Dos especies, una alimentando a la otra. Una alianza entre dos especies completamente distintas. Se trata de un caso claro de altruismo animal.



Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.