Autor: Pablo Herreros Ubalde 1 Marzo 2017

No todos los ronroneos son iguales. La investigadora Karen McComb, consciente de que el ronroneo que emiten cuando quieren comida o están de hacerlo es diferente, llevó a cabo un estudio en el que grabó a gatos ronroneando en dos condiciones. Una en la que los gatos estaban a punto de comer y otra en la que ya habían comido. Luego preguntaron a 50 voluntarios que los escucharan y decidieran cuáles eran más molestos.
Los gatos con hambre eran los más insoportables. Además, Karen McComb descubrió que tienen un tono muy alto, diferente y no presente en otros contextos donde hacen este sonido. Además, parece que no todos los gatos lo hacen. Son más frecuentes en en aquellas relaciones más cercanas.
 
Este estudio demuestra que dicho « llanto » subliminal que está presente en estos ronrroneos, son exagerados y enfatizados por los gatos cuando piden comida y los humanos son muy sensibles a este sonido como los son al de producen los niños llorando.


Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: