Autor: Pablo Herreros Ubalde 22 Mayo 2017

Si alguna vez te has preguntado cúanto te quiere tu perro, la ciencia ha dado respuesta a esta y otras preguntas sobre lo que sucede en el cerebro de los perros cuando interactúan con humanos.

 

La mayoría de los perros establecen lazos afectivos con los humanos rápidamente. Mi perro Lupo nos acompaña como si fuera un miembro más de la familia. Incluso en una acampada, fui incapaz de que durmiera en el prado. Hasta que no consiguió entrar en la tienda de campaña no nos dejó dormir.

Aún así, Lupo no es un perro que te reciba con saltos de alegría o se agiten cuando llegas a casa como sí les pasa a otros. Muchas veces he tenido que agacharme y saludarle yo primero porque estaba durmiendo debajo de mi cama, su sitio preferido. Al contrario que otros perros que sufren de ansiedad por separación, quizás porque le encontré ya con un año de edad, para él no es un problema quedarse solo o con amigos.

A mi aliado perruno, le motivan fuerzas contradictorias, paradójicas. Muchas veces es guiado por su deseo de independencia. Otras, necesita de mi compañía y soy un refugio para él, como también lo es él para mí.

Pero no te dejes engañar por su aparente dulzura y mirada hipnotizante. Por las noches, le encanta esconderse detrás de un árbol para escaparse y poder correr sus propias aventuras por el barrio. A la mínima que puede se escapa. Por el día, se sienta a mi lado mientras escribo o dormimos la siesta juntos. A veces nos miramos mal, pero la mayor parte de las veces nos queremos. Somos verdaderos amigos.

     Pablo habla con Marcos, el niño que creció con lobos sobre la amistad

Como humanos que soy, me pregunto ¿me quiere este sinvergüenza o es todo puro teatro? La ciencia y etólogos hemos dado respuesta a alguna de estas cuestiones en la última década gracias, entre otros métodos, a la posibilidad de entrenar a los perros para que estén quietos sin ser sedados, pudiendo así tomarse imágenes y otros datos sobre su cerebro.

Por ejemplo, se sabe que cuando se activa la parte visual del cerebro en un humano, se debe a que está recibiendo luz en sus ojos o se está imaginando algo con ellos cerrados. Así que el profesor de neuroeconomía de la Universidad de Emory Gregory Berns, cree que “de forma similar, si observamos una activación en el córtex visual de un perro que no está mirando nada, podemos deducir de forma lógica que dicho perro se está formando la imagen mental de algo. Es decir, !los perros también podrían imaginarse cosas!”.

Pero Berns quería evidencias obtenidas mediante  tecnología moderna, como el ifMRI, siglas de imágenes por resonancia magnética funcionales. Un aparato diseñado para explorar el cerebro humano obteniendo imágenes de cómo se comporta.

Berns pasó varios meses acostumbrando a diversos perros al fuerte sonido que emiten estas máquinas. También les enseñó a que se quedaran inmóviles. La razón es que esta máquina no recoge información fiable cuando los movimientos son mayores a 2 mm. Una tarea nada fácil pero que gracias a su  paciencia y dedicación finalmente consiguió.

Los resultados obtenidos de los experimentos realizados con una perra llamada Colline fueron sorprendentes, ya que el estudio llamado ” Proyecto Perro ” descubrió actividad cerebral en algunas situaciones sobre las que hasta ahora eran puras especulaciones y fácilmente descartables por aquellos que creen que cuando decimos que nuestro perro nos quiere, estamos humanizándolos.

Berns ha probado científicamente lo que la gente con perro ya sabía. Esta especie nos aprecia. Callie, por ejemplo, cuando le acercaban un algodón con sudor de su dueño Berns, en su cerebro aparecían patrones con grandes similitudes a las que se observan cuando una persona ve una fotografía de una persona a la que quiere. Barnes, halló que simpatizan con la situaciones humanas. No son solo robots como pensaron Descartes, Paulov o Skinner, entre otros muchos otros científicos y filósofos del pasado.

Esto significa que no solo te quieren porque les das comida y les sacas de paseo. Las zonas de recompensa del cerebro se activaban con tan solo haber humanos en la habitación.

En conclusión, Berns cree que ” los perros piensan sobre lo que los humanos estamos pensando “. Y yo ahora creo que, con esa mirada de caradura encantador, Lupo, a su manera, le da vueltas a mis sentimientos y pensamientos también. Espero que por su bien, no les dé bola a todos. Para eso están los amigos, ¿verdad?



Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: