Autor: Pablo Herreros Ubalde 6 junio 2017

 

Un amigo de la infancia de Charles Darwin escribió sobre él en una ocasión que cuando los niños le invitaban a jugar al fútbol, prefería ir a explorar por su cuenta al bosque. Pero a principios del s. XIX no existía la pasión mundial por este deporte que hay en la actualidad, lo que sin duda hubiera llamado la atención del biólogo, ya que los comportamientos y actitudes que mostramos en los encuentros deportivos son universales, lo que nos hace pensar en sus orígenes biológicos, hundiendo sus raíces en el pasado más remoto…

 

 

Descarga el PDF página 1 aquí

Descarga el PDF página 2 aquí

 

 



Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: