Autor: Pablo Herreros Ubalde 13 septiembre 2017

A pesar de la prohibición de que se mate al Toro de la Vega este año, aún habrá quien piense que los animales no sienten dolor. Un asunto que para muchos ciudadanos es inexistente e inapreciable comparado con el que sentimos las personas. Pero, ¿cómo llegamos a la conclusión de que un animal siente dolor?

Es cierto que no podemos experimentar el dolor que sienten otros directamente. De hecho, tenemos grandes dificultades para valorarlo en humanos también. Lo que sí podemos hacer es observar si en los animales intervienen los mismos mecanismos e indicadores neurofisiológicos que en nosotros. Adicionalmente, comparar sus respuestas ante situaciones potenciales de dolor.

Por ejemplo, las respuestas fisiológicas de los toros cuando les clavan objetos punzantes como son las banderillas, o lanzas son los siguientes: aumento de la tensión arterial, sudores, dilatación de las pupilas, inflamaciones, aumento del ritmo cardiaco así como también del pulso. Si el daño continúa, entonces la tensión desciende hasta niveles críticos. Los análisis demuestran que se liberan hormonas relacionadas con el estrés y el sufrimiento.

Las manifestaciones en el comportamiento son muy parecidas a las nuestras. En un primer momento aparecen estrategias para evitar el dolor o el peligro si es posible, lo que requiere de la nocicepción, es decir, el movimiento reflejo que consiste en retirar el cuerpo o la parte que está en peligro. Todos los vertebrados poseen las áreas del cerebro que procesan esta información.

Si el daño ya se ha producido, entonces aparecen los retorcimientos, contorsiones y gemidos. También gestos o expresiones asociados al miedo y el pánico como son abrir la boca y sacar la lengua, algo que podemos ver en el toro antes de la estocada final que le dará la muerte.

De hecho, no debería sorprendernos porque todos los mamíferos, peces, aves, reptiles e insectos poseemos sistema nervioso. Por algo pertenecemos a la familia de los cordados, cuya característica es precisamente esta. El  sistema nervioso de los animales ha evolucionado como el nuestro. Fue favorecido por selección natural para que los miembros de las especies eviten fuentes potenciales de peligro que pongan en juego su supervivencia.



Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: