Autor: Pablo Herreros Ubalde 26 febrero 2018

octo

 

El biólogo de la Universidad de Jerusalem, Tamar Gutnick, puso a prueba la visión de los pulpos. El reto consistía en que los pulpos tenían que sacar uno de sus tentáculos fuera del agua a través de un laberinto transparente para alcanzar la comida, puesta a propósito lo suficientemente lejos como para que no pudieran usar los receptores químicos, por lo que solo podían guiarse por el sentido de la vista. La mayoría de los pulpos lo consiguió con éxito tras varios intentos.

¿Reconocen a las personas?

La vista de los cefalópodos es potente porque son capaces de diferenciar a las personas a través de este sentido. Roland Anderson, biólogo especializado en pulpos, trabaja en el Acuario de Seattle. Para comprobar si una especie de pulpo ( Enteroctopus dofleini ) reconoce a las personas, llevó a cabo una serie de pruebas con dos cuidadores nuevos que les daban de comer bajo dos circunstancias. Uno de ellos era delicado cuando los tocaba y el otro usaba un palo, siendo más bruto. Mientras interactuaban se registró la conducta y su respiración, la cual se vio alterada cuando eran tratados bruscamente. Pero lo más asombroso es que cuando llegaba la hora de comer y los dos cuidadores aparecían, casi todos iban donde el gentil.

Otro ejemplo de reconocimiento sucedió en un laboratorio de Nueva Zelanda durante un tiempo. Por alguna razón que desconocemos, un pulpo recién llegado cogió « manía »  a una de las investigadoras. Cada vez que esta pasaba a su lado le lanzaba un chorro de casi dos litros de agua fría directos a su espalda.



Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: