Autor: Pablo Herreros Ubalde 11 abril 2018

 

La amistad y el cariño son muy parecidos a la comida. Las personas tenemos una necesidad de inclusión en la sociedad y de tener relaciones cercanas. Somos verdaderos “animales sociales” y son fundamentales para sobrevivir. De hecho, las consecuencias de la soledad son devastadoras, siendo uno de los factores de mayor riesgo a la hora de contraer enfermedades físicas y psicológicas. Para que compruebes hasta qué punto son importantes las relaciones, a continuación te menciono 8 consecuencias positivas demostradas científicamente que el hecho de estar bien acompañado tiene sobre nuestra fisiología y comportamiento:

Aumenta la seguridad de las personas. Las investigaciones han demostrado que la ansiedad disminuye en compañía. Las personas que están solas sin haberlo decidido son más inseguras y sienten miedo más a menudo.

Fortalece el sistema inmune. Desciende el cortisol en sangre y estimula la proliferación de linfocitos, cuya misión es atacar a los agentes potencialmente dañinos, como pueden ser microorganismos, células tumorales u otros antígenos.

Las buenas relaciones mantienen nuestras defensas en alerta. Las universidades de California y Chicago han demostrado que las personas con sentimientos de soledad tienen en niveles muy bajos la expresión de unos genes que nos ayudan a defendernos de los virus; por el contrario, las personas con redes sociales los tienen altos.

La percepción del dolor es menor. Si hay personas queridas presentes, segregamos hormonas asociadas al placer y nuestro ritmo cardíaco desciende. En una prueba, se daban golpes y se inyectaban vacunas con jeringuilla a varias personas, algunas de las cuales venían solas y otras con amigos o familiares. Las que estaban en contacto físico y acompañadas en el momento de la agresión, sentían menos dolor.

Desciende la tensión. Según estudios del psicólogo John Cacioppo, la compañía reduce los niveles de hormonas del estrés en sangre y disminuye la presión arterial. Por el contrario, la soledad perjudica la regulación del sistema circulatorio, haciéndonos más propensos a los ataques de corazón.

Evita daños en el cerebro. Cuando estás con otras personas, tu mente está activa, evitando de esta manera problemas cognitivos, como son la pérdida de la memoria o dificultades en el aprendizaje.

La motivación aumenta. Estar acompañado hace más alegres a las personas, lo que se traduce en más energía para perseguir tus sueños y aquello que deseas hacer. Rodeados de personas a las que apreciamos es más fácil mantenerse motivado y estar entrenado para los diversos desafíos de la vida.

La gente con buenas relaciones duerme mejor. La soledad destruye la calidad del sueño. La gente solitaria se despierta más por la noche y pasa menos tiempo en la cama durmiendo que los que se relacionan con otras personas. En general, para la gente acompañada el sueño es más reparador y eficaz.

En otras palabras, las personas estamos diseñadas para tener contacto social. Hay consecuencias positivas cuando interaccionamos con personas queridas. Conviene recordar que no se trata tanto de la cantidad como de la calidad, pero aislados no podemos mantener el rumbo mentalmente y nuestra salud se ve comprometida. Las relaciones sociales son cruciales en la vida y los efectos del aislamiento social o el rechazo son tan reales como la sed, el hambre o el dolor.

 



Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

A %d blogueros les gusta esto: