Autor: Pablo Herreros 5 April 2012

Los seres humanos descendemos de grupos de homínidos muy emprendedores que tuvieron el arrojo suficiente como para salir de África e ir poblando paso a paso hasta el último rincón de los cinco continentes. De hecho, todavía existen entre nosotros personas que son capaces de ir más allá de lo imaginable y explotar recursos que otros no osarían aprovechar. La valentía con la que algunos hombres y mujeres se enfrentan en cada jornada a los peligros del entorno para conseguir su ración diaria de comida es asombrosa.

Pesca de vértigo en lo alto de las cataratas Victoria.

Autor: Pablo Herreros 30 June 2011

Los chimpancés suelen compartir la comida después de cooperar en un episodio de caza o tras localizar paneles de miel. De esta manera, los líderes del grupo se aseguran la participación futura de los compañeros en actividades en las que es necesario que intervengan varios miembros. Se trata de algo así como una contraprestación por los servicios prestados, además de tener un efecto reforzador de las alianzas existentes.

Lo que no se había observado en entornos de libertad es el compartir vegetales con miembros no emparentados; en cambio, en el entorno familiar eso sí es frecuente. Un equipo de primatólogos, liderado por Kimberley Hockings, ha conseguido registrar y filmar un caso de este tipo en la comunidad de chimpancés salvajes de Bossou, Guinea. En la investigación se describe el proceso en el que se observa cómo un macho adulto trepa hasta lo alto de un árbol de papaya y arranca un fruto que luego comparte con una hembra en la intimidad.

Chimpancés compartiendo fruta.

Autor: Pablo Herreros 12 May 2011

Brian Hare, investigador de la Universidad de Duke, ha realizado un experimento con el que ha puesto en entredicho la hipótesis de que solo los humanos compartimos la comida con otros individuos con los que no estamos emparentados. En la prueba, se daba la oportunidad a un bonobo de elegir entre monopolizar toda la comida que le era proporcionada o, por el contrario, abrir la puerta a un compañero que se encuentra en una jaula adyacente y poder así compartirla. Hare demostró que en un elevado porcentaje de las ocasiones, los bonobos, al igual que los humanos, prefieren compartir que quedárselo todo para ellos solos.

Muestra del experimento realizado en el Santuario de Bonobos Lola Ya, en la República Democrática del Congo. .

Entradas relacionadas:

Autor: Pablo Herreros 3 February 2011

Los Monos capuchinos han desarrollado una manera muy sofisticada de obtener el alimento del interior de los frutos secos. Primero los golpean para saber cuáles de ellos están maduros y arrancan del árbol los seleccionados.

Monos capuchinos usan herramientas para procesar su alimento.