Autor: Pablo Herreros Ubalde 3 enero 2017
Un estudio de la Universidad de California llevado a cabo para responder cuestiones relacionadas con el intercambio de regalos usó chimpancés y bonobos. Hubo diferencias sobre cómo tomaban la comida e intercambiaban cada una de las dos especies.
Los investigadores dieron comida a ambas y vieron que para entender a los chimpancés, tienes que medir los trueques y regalos a largo plazo. Es como si tuvieran en mente una hoja de cálculo excel con la que toman decisiones, basándose en el historial previo de intercambios pasados. Muy racionales en cierto sentido. Los chimpancés iban a por ella muy confiados y el trueque se producía posteriormente.
 
Los bonobos, por el contrario, parecían más tímidos y se acicalaban antes de tomarla, como si supieran del efecto pacificador que tiene, gracias a las endorfinas que segregamos, tanto al acariciar como al ser acariciados. A corto plazo, este sistema beneficia el intercambio entre bonobos porque disminuyen la tensión.
Autor: Pablo Herreros Ubalde 8 diciembre 2011

Cada día son más las pruebas que acumulamos a favor de la hipótesis de que el ser humano es una especie altruista y cooperativa por naturaleza. Hace ya varios años, Felix Warneken y Michael Tomasello, en una serie de experimentos en los que un investigador adulto fingía tener problemas bajo la atenta mirada de niños menores de 15 meses de edad, demostraron como estos mostraban una fuerte tendencia a ayudar sin obtener ningún tipo de recompensa a cambio. De manera paralela, descubrieron algo sensacional: cuando les daban premios por ayudar, su motivación descendía. Interesados por este fenómeno, en el capítulo de Redes, Somos primates (2), replicamos uno de estos experimentos con resultados positivos.

Fragmento del episodio de Redes “Somos primates (2)”.

Autor: Pablo Herreros Ubalde 12 mayo 2011

Brian Hare, investigador de la Universidad de Duke, ha realizado un experimento con el que ha puesto en entredicho la hipótesis de que solo los humanos compartimos la comida con otros individuos con los que no estamos emparentados. En la prueba, se daba la oportunidad a un bonobo de elegir entre monopolizar toda la comida que le era proporcionada o, por el contrario, abrir la puerta a un compañero que se encuentra en una jaula adyacente y poder así compartirla. Hare demostró que en un elevado porcentaje de las ocasiones, los bonobos, al igual que los humanos, prefieren compartir que quedárselo todo para ellos solos.

Muestra del experimento realizado en el Santuario de Bonobos Lola Ya, en la República Democrática del Congo. .

Entradas relacionadas:

Autor: Pablo Herreros Ubalde 18 noviembre 2010

Esta es la segunda parte del artículo Las ventajas de ser justo (1), publicado por Pablo Herreros la semana pasada en este mismo blog.

La existencia de normas sociales es uno de los misterios más apasionantes de la ciencia, ya que la cooperación humana se basa fundamentalmente en ellas. Las normas sociales son estándares de comportamiento que se basan en creencias compartidas sobre cómo los miembros del grupo deben comportarse en determinadas circunstancias.

Un chimpancé encuentra una colmena cargada de miel  y la reparte con el resto del grupo.

Autor: Pablo Herreros Ubalde 12 noviembre 2010

Para los primates, la vida en grupo tiene multitud de ventajas e inconvenientes. Los miembros de un colectivo se benefician mediante la cooperación en la crianza de los más pequeños, en la defensa de los depredadores, en la obtención de alimento y además es más sencillo encontrar a un compañero o compañera con quién tener descendencia. Pero también deben enfrentarse a los costes, como por ejemplo los conflictos o la posibilidad de ser explotado por otros.

Grupo de chimpancés del Whipsnade Safari Park, en Reino Unido (imagen: usuario de Flickr).