Autor: Pablo Herreros Ubalde 31 mayo 2012

Si te digo que existen hormigas kamikaze que explotan, dispersando ácido a su alrededor, cuando detectan que tienen la batalla perdida y escarabajos que poseen una cámara de combustión en la que mezclan distintas sustancias químicas y que les permite expulsar un chorro de vapor a más de cien grados de temperatura, ¿me creerías? ¿Y pepinos de mar que expulsan parte de sus visceras para que sus depredadores y enemigos se distraigan y, así, escaquearse y poder seguir viviendo?

Compruébalo tu mismo este mes en la sección Mundo Animal de la revista Redes para la Ciencia, donde doy un repaso a algunas de las estrategias más asombrosas para defenderse de los depredadores que existen en en reino animal.

La autotomía (desprenderse de partes del propio cuerpo) es una estrategia disuasoria de ciertos animales. Esta araña sacrificó un par de patas ante la amenaza de un depredador, para escapar mientras ese se distraía (imagen: Wikimedia Commons).