Autor: Pablo Herreros Ubalde 25 Agosto 2016

¿Podríamos los humanos vivir sin mentir? Pablo Herreros y sus colaboradores demostrarán que relacionarnos sin engañar es casi imposible, ya que la mentira forma parte de nuestra esencia y está omnipresente en la naturaleza.

A lo largo del programa se enseñarán algunas estrategias animales basadas en el engaño y cómo el disimulo o la distracción es también una forma de mentir.
Durante el experimento en plató se realizará una simulación de secuestro con el asesoramiento de un experto en negociación de la Guardia Civil, y Ramón Arangüena como protagonista.

 

vlcsnap-2016-08-25-12h38m23s189

 

 

Autor: Pablo Herreros Ubalde 8 Agosto 2013

Pinocchio

El ser humano no es la única especie que miente y engaña (imagen: Led Eve / Flickr).

Puede que muchos no hayan caído en la cuenta, pero el engaño y la mentira están omnipresentes en la naturaleza bajo formas diversas. Los camuflajes de las mariposas, algunas feromonas de los insectos e incluso comportamientos de imitación de otras especies que realizan algunas aves, son estrategias basadas todas ellas en la mentira y la manipulación del comportamiento o pensamiento ajeno. La diferencia entre unos animales y otros está en el nivel de conciencia de esta capacidad, ya que los humanos y chimpancés pueden manipular la mente de otro de manera deliberada, dependiendo del contexto.

Autor: Pablo Herreros Ubalde 12 Marzo 2010


Los monos capuchinos tienen capacidad de enfadarse si sus compañeros reciben una recompensa mayor que la suya en igualdad de condiciones. (Imagen: Aitor Agirregoikoa.)

Te dan cien euros con la única condición de que lo repartas con otra persona. Tú decides cuanto te quedas tú y cuanto ofreces al compañero. La regla del juego consiste es que si él rechaza la propuesta, los dos os quedáis sin nada. El 75 % de los individuos suele rechazar cualquier oferta inferior al 30 o 40% de la cantidad y ambos acaban con los bolsillos vacíos. A este experimento se denomina “juego del ultimátum” y de sus resultados se desprende la idea de que el sentimiento de justicia que posee nuestra especie es tan poderoso, que preferimos quedarnos con nada antes que aceptar situaciones que consideramos injustas.