Autor: Pablo Herreros Ubalde 8 diciembre 2011

Cada día son más las pruebas que acumulamos a favor de la hipótesis de que el ser humano es una especie altruista y cooperativa por naturaleza. Hace ya varios años, Felix Warneken y Michael Tomasello, en una serie de experimentos en los que un investigador adulto fingía tener problemas bajo la atenta mirada de niños menores de 15 meses de edad, demostraron como estos mostraban una fuerte tendencia a ayudar sin obtener ningún tipo de recompensa a cambio. De manera paralela, descubrieron algo sensacional: cuando les daban premios por ayudar, su motivación descendía. Interesados por este fenómeno, en el capítulo de Redes, Somos primates (2), replicamos uno de estos experimentos con resultados positivos.

Fragmento del episodio de Redes “Somos primates (2)”.