Autor: admin 1 March 2013

miniatura de la noticiaSolía decir Charles Darwin, que aquel que conozca la vida social e inteligencia de los primates habría hecho más por conocer al ser humano que el propio filósofo John Locke. Siguiendo la línea de Darwin, junto al brillante Pablo Jaúregui (redactor jefe de ciencia en El Mundo), comenzamos una aventura editorial llamada “Yo, mono” en la edición digital de ese diario. En ella analizamos comportamientos cotidianos del hombre, a la luz de las investigaciones con primates humanos y no humanos. La política, la economía, los deportes e incluso los cotilleos hunden sus raíces en patrones de conducta que surgieron hace millones de años, cuando tú y yo éramos monos.

Jane+Pablo
Jane Goodall y Pablo Herreros durante su encuentro (imagen: “Pablo Herreros”).

Autor: Pablo Herreros 29 June 2012

miniatura del tríptico del programa del cursoLa sociedad en la que vivimos nos ha impulsado a centrarnos en la necesidad de una formación académica y un esfuerzo intelectual desde un enfoque lógico y racional. Afortunadamente, cada vez somos más los conscientes de que en tiempos de crisis, la capacidad de imaginar, crear y desarrollar nuevas formas de hacer las cosas, es vital para nuestra supervivencia, como lo fue para el Homo sapiens desde su aparición sobre la Tierra.

La creatividad, al igual que otras actividades humanas que son fundamentales para la supervivencia de los animales, como el sexo, la comida o el juego, son placenteras. El hecho de que crear sea divertido nos predispone a hacerlo una y otra vez.

Autor: Pablo Herreros 15 December 2011

Todos tenemos en mente la clásica escena de los lecheros británicos, conduciendo esos pequeños vehículos en los que cada mañana van repartiendo botellas por las puertas de las casas. Estas suelen estar selladas con unos precintos metálicos para impedir que la leche se vierta o se introduzcan en ella insectos o el polvo. Hace ya varias décadas, cuando este sistema de distribución era más masivo de lo que lo es en la actualidad, un pequeño herrerillo aprendió a perforar las botellas propinando pequeños golpes a la tapa y lograr así acceder a la nata que flota en la superficie.

Un herrerillo común (imagen: Wikipedia).

Autor: Pablo Herreros 25 March 2010


Un mono capuchino utilizando una piedra para romper una nuez. (Imagen: usuario de Flickr.)

En el Reino Unido existe un sistema de distribución de leche que todos hemos visto en cine o televisión en alguna ocasión. A primera hora de la mañana, un repartidor deposita un número pactado de botellas de leche en la puerta de los hogares. A principios del siglo XX estas botellas no tenían tapa. Los pájaros tenían fácil acceso a la nata, que por su densidad, quedaba depositada en la parte superior. Dos especies diferentes de pájaros, herrerillos y petirrojos, aprendieron a extraerla con su fino pico.