Autor: Pablo Herreros Ubalde 26 octubre 2013

La caza y la guerra están en las raíces del deporte. Los juegos olímpicos de la antigüedad se celebraron durante más de 400 años en la ciudad griega de Olimpia. Era costumbre llegar a una tregua durante su celebración que permitiera concentrarse y diera libertad de movimiento a los deportistas. En ellos se enfrentaban varias ciudades independientes, muchas de las cuales estaban en guerra entre sí. Las disciplinas consistían en correr, saltar, luchar, lanzar jabalinas y competir en carreras de cuadrigas, y con ello, los juegos ensalzaban virtudes que eran imprescindibles para los guerreros de entonces.

caza

Pintura de una caza de búfalos, en la región del Sahara de Algeria (imagen: Gruban / Wikimedia Commons).

Autor: Pablo Herreros Ubalde 9 agosto 2012

miniatura del artículoTenemos constancia de comportamientos de juego en casi todas las especies de mamíferos. Jugar o ensayar en edades tempranas es muy adaptativo, ya que es un método muy eficaz hacia el aprendizaje de comportamientos sociales o el entrenamiento de habilidades físicas que serán vitales en nuestra existencia. Explorar el mundo a nuestro alrededor y experimentar con situaciones de la vida real sin peligro, son algunas de sus funciones más valiosas para la supervivencia de los organismos.

Autor: Pablo Herreros Ubalde 26 julio 2012

Cuando el equipo de investigadores liderado por el neurocientífico Jaak Panksepp estaba observando una sesión de juego entre un par de ratas, les pareció escuchar unos sonidos que les recordaron a las risas humanas. Para poder comprobar si esto era cierto, usaron unos dispositivos que convierten sonidos de alta frecuencia, indetectables por el oído humano, en sonidos con rangos de frecuencias que el sistema auditorio humano sí puede escuchar. Poco después, intentaron provocar estas risas, haciendo cosquillas a estos pequeños roedores y los resultados fueron positivos. Las ratas pronto comenzaron a disfrutar mucho con las caricias procuradas por los investigadores y tuvieron una actividad vocal muy similar a la que tenemos los humanos cuando nos reímos.

Jaak Panksepp explica lo que observó con las ratas.

Autor: Pablo Herreros Ubalde 19 enero 2012

Es probable que los cuervos y otras especies similares de pájaros se encuentren entre los animales que mejor se han adaptado a los continuos cambios en las condiciones del entorno, desde el surgimiento de las aves hace más de 100 millones de años.

Un cuervo sostiene una pelota de golf (imagen: Sündew / Flickr).

Autor: Pablo Herreros Ubalde 6 mayo 2011

Ya se ha demostrado en varios experimentos, que los chimpancés son capaces de reconocer cuáles son los elementos que controlan en un video juego a través de un joystick. En esta ocasión, en el Instituto de Investigación de Primates de Kyoto, el investigador Takaaki Kaneko, enseñó a tres hembras adultas un juego en el que había que golpear bloques verdes rectangulares con el cursor. Los individuos aprendieron a llevar a cabo la tarea con éxito. Pero más allá de la pericia necesaria, estos resultados demuestran, una vez más, que los grandes simios poseen un concepto de sí mismos, es decir, una conciencia.

Podemos comprobar esta capacidad en otra prueba llevada a cabo por Susan Sue Rumbaugh, que practica con la famosa Kanzi un clásico de los ochenta en salas recreativas, como es el pac-man. .

Autor: Pablo Herreros Ubalde 14 abril 2011

Los primates somos especialmente propensos a iniciar juegos en cualquier momento y lugar sin previo aviso; fenómenos todos ellos que se relacionan con la necesidad de imaginar. Aunque la mayor parte de las ocasiones se trata de una actividad social que implica a más miembros, no es raro observar a individuos jugar solos.

De entre estos, los orangutanes son, probablemente, los que más practican esta modalidad de juego. En estas escenas, podemos observar esta tendencia en un grupo que pertenece al centro de reintroducción de Nyaru Menteng (Indonesia), a quien una compañía australiana les ha donado varias decenas de juguetes. Además de la diversión, el objetivo es enseñar a estos orangutanes a buscar la comida por sí solos en el futuro. Para ello, los trabajadores del centro han depositado varios tipos de frutos secos y bayas dentro de algunas bolas.

Jóvenes orangutanes juegan con bolas de colores rellenas de alimento y otros objetos en el centro de Nyaru Menteng, Indonesia.

Autor: Pablo Herreros Ubalde 5 agosto 2010

Los delfines, al igual que los humanos, sienten una fascinación por el juego y el entretenimiento, consecuencia de un alto coeficiente cerebral. Además, son seres creativos y sensibles. Tanto en libertad como en cautividad, hay documentados casos en los que inventan sus juguetes, como muestra este vídeo, donde podemos observar a uno de estos cetáceos jugar con anillos de burbujas bajo el agua.

Un delfín del SeaWorld de Orlando (Estados Unidos) juega con anillos de aire que él mismo forma.

 

Autor: Pablo Herreros Ubalde 17 junio 2010

El juego es un fenómeno que podemos encontrar en mamíferos, aves y también en algunos peces, reptiles y anfibios según Gordon Burghardt, etólogo de la Universidad de Tennessee. Burghardt ha estudiado el juego animal durante los últimos años en especies como tortugas e iguanas. Tras introducir objetos se registraba la actividad que llevaban a cabo los animales, y los datos mostraron que parecen sentir curiosidad y tener comportamientos lúdicos hacia ellos. También hay observaciones de cocodrilos jugando con cuerpos de animales muertos y surfeando olas en el río.