Autor: Pablo Herreros Ubalde 6 agosto 2017

Selfie de Lupo y Pablo

Para algunos regresar a casa significa dormir en su cama y tener todas sus cosas a mano. Otras veces son la familia o lo hijos. Pero para mí hay alguien o algo sobre todos las demás: la presencia de Lupo y su olor. Son imágenes y sensaciones que me viene a la mente cuando estoy solo, dando conferencias o grabando lejos de casa y te da el bajón. Es un pensamiento-estrategia que me ayuda a tranquilizarme si el día ha sido estresante o echo de menos mi hogar. Escenas como los dos durmiendo la siesta con el ventilador; o en el despacho, él sobre su alformbra y yo escribiendo como ahora mismo hago, me inundan de paz. Una sensación que pocos amigos o familiares pueden proporcionarte. He llegado a la conclusión que Lupo es mi Hogar.

Autor: Pablo Herreros Ubalde 2 septiembre 2010

Las primeras evidencias arqueológicas de la asociación entre humanos y lobos, que pocos miles de años después dio lugar al perro domesticado que hoy todos conocemos, datan de hace 20.000 años aproximadamente, en actual zona de Irak y Pakistán. Al principio, éstos vivían en las periferias de los asentamientos humanos, alimentándose de los restos y prestando un gran servicio como centinelas, lo que nos permitió dormir y descansar con más tranquilidad.

Monos babuinos secuestran a cachorros de perro para convertirlos en sus mascotas.