Autor: Pablo Herreros Ubalde 24 febrero 2012

El pasado 5 de noviembre fui invitado a realizar una ponencia para la organización TEDx Zaragoza 2012, sobre la relación entre el comportamiento animal y la felicidad. Aunque muchos no vean la conexión a primera vista, lo cierto es que las conclusiones que extraemos sobre las motivaciones que mueven a las personas y animales en el día a día, acaban influyendo en cómo interactuamos unos con otros.

Científicos y filósofos han malinterpretado durante siglos la verdadera naturaleza de los animales humanos y no humanos, trasladando una imagen egoísta y violenta de nosotros que se puede resumir en los términos «ley de la selva» o «ley del más fuerte». Desde esta posición, es difícil generar y mantener relaciones satisfactorias con otros primates; condición esta, según los expertos en psicología positiva, que influye directamente en la felicidad de las personas. Si pensamos que el hombre es malo por naturaleza, cada vez que alguien se acerque a nosotros, siempre dudaremos de si están tratando de aprovecharse o lo hacen desinteresadamente.

De hecho, los principios económicos del sistema en el que vivimos, parten de esta asunción negativa del hombre, según la cual, todos buscamos siempre maximizar nuestros beneficios, incluso si es a costa de los demás. Ahora sabemos gracias a los experimentos con primates que no es así. Existen poderosas fuerzas dentro de cada uno de nosotros que nos impulsan a la cooperación y el altruismo. No se trata de negar la existencia del egoísmo y la competición, sólo de lanzar el mensaje de que hemos centrado la atención en comportamientos negativos por demasiado tiempo y estos son solo una pequeña parte de la historia. Y esta es, sin duda, an idea worth spreading, es decir, una idea que merece la pena difundir.

Charla de Pablo Herreros en TEDx Zaragoza. Para actuvar subtítulos pincha en «CC» una vez le hayas dado a «play».

Autor: Pablo Herreros Ubalde 16 septiembre 2010

A pocos kilómetros del Puerto de la Cruz, ciudad turística y costera al norte de Tenerife, una antigua casa de campo de dos pisos observa impasible el paso del tiempo. Sólo un detalle la diferencia del resto de casas de tipo tradicional que pueblan el norte de la isla: el haber acogido entre 1913 y 1918 la Estación de Antropoides de Tenerife (EAT), considerada por la ciencia académica el primer centro de estudios primatológicos de la historia.

Somos Primates: La Casa Amarilla

La Casa Amarilla en 1999 tras los trabajos de demolición que se realizaron en esa década (imagen: Asociación Wolfgang Köhler).