Autor: Pablo Herreros Ubalde 6 febrero 2014

Las revistas del corazón se encuentran entre las más leídas en todo el mundo; el interés por la vida de los otros es universal. Los primates pasamos más de un tercio de nuestras vidas tratando de informarnos sobre la vida de los demás.

cotilleo

Cotilleo en la pelu (imagen: Redes).

Autor: Pablo Herreros Ubalde 11 octubre 2013

En la literatura del management existen decenas de tipos de liderazgo: transformacional, inspirador, persuasivo, carismático y un largo etcétera. De hecho, cada dos o tres años surge un autor con una nueva tipología. Lejos de aclarar las cosas, las clasificaciones propuestas confunden porque instan a adquirir habilidades complejas y se olvidan de detalles fundamentales para nuestra especie como son la reciprocidad, el cuidado y mantenimiento de las relaciones o la capacidad de generar alianzas con otros miembros del grupo.

Liderazgo-20131011

En la naturaleza la mayor parte de los liderazgos emergen, no se imponen (Imagen: Pablo Herreros).

Autor: Pablo Herreros Ubalde 30 junio 2011

Los chimpancés suelen compartir la comida después de cooperar en un episodio de caza o tras localizar paneles de miel. De esta manera, los líderes del grupo se aseguran la participación futura de los compañeros en actividades en las que es necesario que intervengan varios miembros. Se trata de algo así como una contraprestación por los servicios prestados, además de tener un efecto reforzador de las alianzas existentes.

Lo que no se había observado en entornos de libertad es el compartir vegetales con miembros no emparentados; en cambio, en el entorno familiar eso sí es frecuente. Un equipo de primatólogos, liderado por Kimberley Hockings, ha conseguido registrar y filmar un caso de este tipo en la comunidad de chimpancés salvajes de Bossou, Guinea. En la investigación se describe el proceso en el que se observa cómo un macho adulto trepa hasta lo alto de un árbol de papaya y arranca un fruto que luego comparte con una hembra en la intimidad.

Chimpancés compartiendo fruta.

Autor: Pablo Herreros Ubalde 4 marzo 2010


Un chimpancé hace una demostración de fuerza, típica de los primates, en la que trata de disuadir de un enfrentamiento directo. Obsérvese que tiene el pelo erizado, lo que le hace parecer mas grande de lo que realmente es. (Imagen: usuario de Flickr).

Una actitud frecuente es considerar que la agresión animal prueba que la violencia y la guerra juegan un papel fundamental en la evolución humana. En un experimento clásico sobre los efectos de la sobrepoblación en ratas, se obligó a convivir a un alto número de estos roedores en un espacio reducido. Los resultados mostraron un aumento de la violencia hasta niveles que asustaron a los investigadores. Desafortunadamente, los resultados con esta especie se generalizaron al resto y este estudio es muy nombrado aún hoy en día como prueba de la agresividad de la naturaleza humana.